Futbolistas brasileños se sumergieron en amateurismo en la Villa Olímpica

La selección brasileña dejó este domingo su lujoso hotel londinense para hacer una visita a la Villa Olímpica de Londres-2012, donde los deportistas amateurs, lejos del profesionalismo de las estrellas sudamericanas, se arremolinaban a su paso.

Marcelo, defensa del Real Madrid, y Alexandre Pato, delantero del Milan, amigos desde que coincidieron en el Mundial Sub-20 de Canadá-2007, y tal vez unas de las caras más conocidas del equipo, paseaban separados del resto, levantando curiosidad y admiración de los atletas que cobran menos que ellos.

Ante ciertas críticas habidas en Brasil por el hecho de que los futbolistas decidieron alojarse lejos de la Villa y del ambiente olímpico, este domingo se acercaron a la realidad de otros deportistas, antes de que dejen Londres el miércoles con destino a Cardiff, el día previo a su debut ante Egipto.

"Estamos hoy verdaderamente entrando en el clima de las Olimpiadas y por eso era importante hacer esta visita", destacó Thiago Silva, el capitán y nuevo jugador del París Saint Germain, en sus segundos Juegos Olímpicos, tras Pekín-2008.

"En Pekín ya tuve oportunidad de visitar la Villa Olímpica cuando nos enfrentamos a Argentina en semifinales (derrota de Brasil por 3-0). Aquí es un poco más diferente, un poco más moderno y muy grande. Nos quedamos impresionados por la inmensidad", dijo Silva.

"Los más conocidos son Pato y Marcelo y fueron con ellos con los que los deportistas de la Villa Olímpica se hicieron más fotos", dijo Thiago Silva.

Pato y Marcelo fueron unos de los primeros en salir de la Villa Olímpica y se metieron en el comercio de recuerdos de los Juegos que hay a la entrada de la Villa.

"La gente habla de los Olimpiadas sin saber lo que es, pero cuando uno está dentro sabe realmente lo que significa. Los que hemos hecho esta visita nos hemos metido en el ambiente de los Juegos y la motivación ha aumentado", añadió Thiago.

Thiago Silva, uno de los tres jugadores mayores de 23 años, ya ganó el bronce en Pekín-2008, pero quería conocer la Villa Olímpica de Londres.

"Ha sido una sorpresa para los jugadores ya que todo es nuevo para ellos. Estaban acostumbrada a verlo por la televisión. Es un ambiente muy nuevo para la gente. Todos queríamos hacer esta vista para ver lo que es una Olimpiada", añadió el exjugador del Fluminense, de 27 años.

Por su parte, el seleccionador Mano Menezes expresó su satisfacción tras la visita, afirmando que sirvió a sus jugadores para conocer la realidad de los Juegos de Londres-2012.

"Ha sido positivo porque los jugadores tuvieron oportunidad, incluso durante un corto espacio de tiempo, ya que el fútbol no convive en la Villa, de ver la realidad de los otros atletas", afirmó Menezes, también técnico de la selección absoluta.

"Pueden tener una idea al menos de la estructura, de la grandeza de los Juegos Olímpicos, ya que formamos parte de ello y es importante sentir eso", añadió.

Pese al profesionalismo de sus jugadores y el amateurismo en muchos casos de los atletas de la Villa Olímpica, Menezes afirmó que la presión existe en todos los deportes.

"Los atletas son juzgados por los resultados. El amateurismo ya no lo es tanto. En el momento en que se hacen inversiones, se juzga por el resultado. Todos quieren mantenerse en los alto de la pirámide, aunque el fútbol tiene su característica y siempre va a ser juzgado en una proporción que el fútbol siempre tuvo", dijo.

Delantero de la selección de Brasil durante sesión de entrenamiento previo a los Juegos Olímpicos de Londres en el Estadio Riverside de Middlesbrough, noeste el 20 de julio de 2012.

Cargando...