La fusión hizo la fuerza: dos clásicos rivales del rugby unieron sus planteles para ser más competitivos

LA NACION
lanacion.com

Una estación de servicio en San Nicolás. Dos cafés. Media hora de charla. De un lado, Rosendo Cerella, dirigente del rugby de Regatas. Enfrente, Jerónimo Galván, su par de Belgrano. Acordaron rápido lo que parecía utópico, algo que ese juego repleto de valores que lo distinguen es capaz de lograr: que los protagonistas ubiquen al deporte por encima de los colores y de sus fanatismos. Regatas y Belgrano, los clubes más populares de la ciudad y con clásica rivalidad, se unieron para formar Regatas&Belgrano San Nicolás para poder competir en la segunda división del Torneo del Litoral. Todo un impacto. Como si el SIC y el CASI (o Boca y River, en el fútbol) lo hicieran.

Una semana después, el plantel superior ya se alistaba para el debut y los juveniles -las categorías M15, M16 y M17- se entrenaban para participar en el exigente torneo de la Unión de Rugby de Rosario (URR). Así, se conformó esta fusión con el Náutico de la Ribera y el Rojo de la calle Pellegrini. Se mezclaron los jugadores, los entrenadores y los dirigentes. También, sobre todo, los hinchas. Los de Belgrano pudieron ir al partido con sus colores rojo y amarillo a la Isla de sus primos. Los de Regatas con el azul-naranja al Camping. Todo en paz. Todos unidos, y mezclados, por una misma pasión que los hermanó. "Es el sueño de cualquier rugbier nicoleño", coinciden todos, especialmente los más chicos.

"Este equipo es un orgullo para la ciudad y un ejemplo para el deporte argentino. Cumplieron el sueño de muchas personas derribando lo que parecía imposible. Sin dudas, es un hecho histórico desde lo deportivo y lo humano", afirmó el intendente Manuel Passaglia. Unas semanas atrás, recibió al plantel superior en su despacho de la Municipalidad para felicitarlos por la temporada y presentarles el video "La Fusión hace la fuerza" como homenaje. El municipio donó las camisetas para todas las categorías: un color neutro, los dos escudos y los colores de ambos clubes presentes por igual.

El video de presentación del equipo

El equipo de Primera se enriqueció y cuenta ahora con 72 jugadores fichados para disputar los 25 partidos. Antes, se les hacía titánica la tarea de conformar un grupo competitivo para ambos clubes y sus situaciones empeoraban. Ahora, la fusión llegó a las semifinales en la segunda del Litoral en una campaña histórica. Luego participó en el Clausura rosarino. Los juveniles también se potenciaron compitiendo de igual a igual en la URR. En 2020 se presentará además la categoría M19 y los juveniles pasarán de 91 a 115. Esa estructura los hace más sólidos.

"No hay clubes que se junten en ningún lado. No podíamos copiar nada de nadie. El ADN se unió y parece que hubiéramos jugado juntos toda la vida", asegura Cerella. En tanto, Galván sostiene que "San Nicolás Rugby es el sueño de cualquier rugbier nicoleño de toda la historia". Ignacio Aramburu, un periodista especializado de la zona, da fe de todo este suceso.

Carlos Araujo, ex presidente de la UAR, también bendijo a la fusión en una ciudad de 150.000 habitantes. "Es un fenómeno plausible. El progreso será inmediato y es incuestionable la lucidez de la decisión. Es un ejemplo no solo para el deporte, sino para la sociedad argentina", expresa. En lo deportivo, lo más alto que pueden llegar es a la Primera división del Litoral y, si se clasifican, aspirar al Nacional de Clubes.

Diego Correa, uno de los entrenadores del plantel superior cree que a esta unión "se caracteriza por la confraternidad que se logró y la unión como grupo". Juan Pablo Macaluci, otro de los coachs, confiesa que "siento un enorme orgullo de formar parte de esto". Carlos Carignani, otro de los conductores, concuerda con ellos.

Para que la comunión sea totalmente amena para todos desde la decisión en el verano pasado, los entrenamientos se fueron alternando entre la cancha de la Isla, cruzando en el Vaporeto, y la del Camping de la Autopista Buenos Aires-Rosario. También, un partido de local lo jugaba en Regatas y al siguiente, en Belgrano. Así pasó toda la temporada que comenzó la tarde del 23 de marzo frente a Cha Roga e incluye el sueño de poder competir en un mejor nivel. Aquella grieta que se había producido en la década del '90 se cerró. Otro milagro en la ciudad de la Virgen del Rosario.

Qué leer a continuación