¿Cómo funcionará el tope salarial de los pilotos de F1 en 2023?

Adam Cooper
·10  min de lectura

El principio fue apoyado en una reunión de la Comisión de la Fórmula 1 celebrada después del GP de Portugal. Sin embargo, los detalles aún no han sido aprobados, y no está del todo claro cómo funcionará.

Lo que se ha acordado es que un control de los salarios es el siguiente paso lógico tras la introducción de un tope presupuestario que entrará en vigor la próxima temporada.

¿Por qué la F1 necesita un tope presupuestario?

A principios de este año, con el inicio de la temporada 2020 aplazado y con los limitados ingresos generados por la organización de la Fórmula 1 disponibles para pagar a los equipos, todos los interesados en el deporte tomaron la decisión de reducir los gastos futuros.

El tope presupuestario original se fijó en 175 millones de dólares, pero después de discusiones se redujo drásticamente a 145 millones de dólares para 2021, 140 millones de dólares para 2022 y 135 millones de dólares para 2023.

Hay una larga lista de partidas que no están incluidas en el tope presupuestario, que en esencia representa el costo de construcción y la operación de los monoplazas. 

Entre las exclusiones están los salarios de los pilotos, más los de los tres empleados mejor pagados de cada equipo – que incluye generalmente al director de la escudería y al director técnico.

Conscientes de que el impacto financiero por la pandemia por COVID-19 podría seguir durante los próximos años, los jefes de equipo han acordado añadir a los pilotos y a ellos mismos a la ecuación del control de gastos.

Sin embargo, las restricciones no entrarán en vigor en 2023. Los contratos que ya han sido firmados y que se extienden a esa temporada - como el de Charles Leclerc en Ferrari - no serán afectados, y estarán sujetos a un período de transición.

Además, hasta que se publiquen las normas, hay una ventana en la que se pueden acordar nuevos contratos.

¿Cómo afectará el tope salarial a los pilotos de F1?

La idea básica es que los equipos tendrán un presupuesto máximo de 30 millones de dólares para repartir entre dos pilotos. La mayoría gastará sustancialmente menos que eso, y en teoría si toman dos pilotos de pago que llegan con patrocinadores y no tienen un salario del equipo, la factura podría ser cero.

Los equipos también pueden gastar más de 30 millones de dólares en pilotos si lo desean, pero se ha acordado que cualquier exceso será simplemente eliminado del presupuesto operativo del equipo.

Sin embargo, si ese dinero no se gasta en los pilotos no se obtendrá un “crédito” para aprovecharlo en otras áreas.

De hecho, uno de los principales temas de discusión en la reunión de la Comisión de la F1 fue la idea de que los 30 millones de dólares podrían ser simplemente agrupados con el resto del límite presupuestario, de modo que para 2023 el total sería de 135 más 30 millones de dólares, para un total de 165 millones de dólares, para luego decidir cómo asignarlos.

El jefe de Haas, Guenther Steiner, cuyo equipo nunca tendrá problemas con el límite de 30 millones de dólares en el salario de sus pilotos, ve este concepto como un camino a seguir.

"Creo que, en algún momento, habrá un punto de cruce", dijo el directivo en Imola. "De modo que si inviertes en los pilotos, no puedes invertir en el coche, pero tienes que ir paso a paso en estas cosas”.

"El objetivo final sería delimitar cuánto se invierte en los pilotos, y cuánto se invierte en el coche. Pero no podemos hacer eso de inmediato”.

"Primero, necesitamos estabilizar estas regulaciones financieras, que sepamos exactamente cómo funciona, y luego tal vez podamos dar un paso adelante”.

El actual contrato de Charles Leclerc no se verá afectado por el tope salarial.

El actual contrato de Charles Leclerc no se verá afectado por el tope salarial. <span class="copyright">Glenn Dunbar / Motorsport Images</span>
El actual contrato de Charles Leclerc no se verá afectado por el tope salarial. Glenn Dunbar / Motorsport Images

Glenn Dunbar / Motorsport Images

¿Tendrán los equipos de F1 que despedir al personal para pagar a los pilotos?

Sin embargo, la idea de añadir los 30 millones de dólares al resto del tope presupuestario generó oposición, y por razones lógicas - principalmente relacionadas con el hecho de que año tras año un equipo podría pasar de una pareja de pilotos baratos a una pareja cara, o viceversa.

La preocupación es que, si se pasa de pilotos baratos a caros, potencialmente se tendrá que despedir a otros miembros del equipo para pagarlos, y eso no envía un buen mensaje.

Esa falta de estabilidad en los salarios de los pilotos llevó a un acuerdo de que los pagos deberían provenir de un bloque separado, y sólo si un equipo elige ir más allá de los 30 millones de dólares afectaría el límite del presupuesto general.

La zona gris, que requiere más investigación y refinamiento, es cómo evitar que los equipos eludan el tope salarial canalizando los pagos desde otros lugares.

Como ejemplo teórico, no tiene sentido restringir lo que Lewis Hamilton recibe de Mercedes si un tercero como Petronas desvía parte de su presupuesto de patrocinio directamente al piloto para aumentar su salario oficial dentro del equipo.

Esto es un tema complicado y controvertido. De todos modos, algunos salarios de los pilotos son pagados directamente por los patrocinadores de los equipos, mientras que la mayoría tiene sus propios tratos personales con empresas no afiliadas a sus equipos - y lógicamente esas ganancias extras no deben ser limitadas por las nuevas regulaciones.

Es un campo minado. Sin embargo, hay ejemplos de éxito en restricciones a los pagos ocultos en los deportes de Estados Unidos, y los jefes de la F1 confían en que pueden vigilar el tema. Al igual que con el tope del presupuesto principal, habrá una amenaza de fuertes penalizaciones por cualquier ruptura de la normal.

¿Impactará el tope salarial de la F1 a Mercedes?

El tope salarial es un tema emotivo, y particularmente difícil para Toto Wolff, quien actualmente está en discusiones con Lewis Hamilton sobre su futuro acuerdo en el equipo. Si el 2023 está lo suficientemente cerca para figurar ya en el radar de cualquiera de los dos hombres es otra cuestión.

"Está claro que los pilotos, los que están en la F1, son los mejores del mundo", dijo Wolff en Imola.

"Y deben ganar altos salarios como todas las otras estrellas del deporte. Hoy en día esos salarios están limitados, o sus ingresos están limitados, a lo que reciben desde el equipo, porque el alcance de los acuerdos de patrocinio con las marcas, derechos y otras cosas, son muy limitados”.

“Por eso pienso que sería interesante sentarse en una mesa con los representantes de los pilotos y los propios pilotos para decir cómo podemos alinearnos a largo plazo y que todo el mundo se beneficie de un crecimiento en la F1”.

“Y también ver cómo lo han hecho los deportes americanos, sin perjudicar realmente las futuras ganancias de los pilotos."

¿Qué piensan los jefes de equipo de la F1 sobre el tope salarial?

Se podría pensar que si los jefes de equipo acuerdan un tope en sus salarios sería como si los pavos votaran por celebrar la Navidad con ellos como cena, pero en su favor han reconocido que no sería una buena idea ponerle un tope a los salarios de los pilotos, y no a los suyos propios.

La complicación de restringir los pagos a los tres principales empleados de un equipo es que el sistema tiene que ser muy similar entre las 10 escuderías que conforman la parrilla, y aún así cada una tiene una configuración diferente.

En algunos casos, el director del equipo y el CEO son la misma persona, en otros es diferente. En McLaren, por ejemplo, Zak Brown pasa gran parte de su tiempo en proyectos que no están enfocados en la F1, así que ¿cómo se repartiría su salario?

¿Y dónde encajaría alguien como Helmut Marko, técnicamente un empleado de la compañía Red Bull pero involucrado en dos equipos?

La mayoría de los directores de equipo son puramente empleados, mientras que otros - especialmente Toto Wolff en Mercedes - son también accionistas, lo que complica aún más las cosas.

Además, los pagos para el personal de alto nivel suelen estar vinculados al éxito, con importantes bonificaciones pagadas por victorias y campeonato, un tema que también tiene que ser atendido. Los registros oficiales muestran que el director mejor pagado del equipo Mercedes, que podemos asumir con seguridad es Wolff, recibió 6.9 millones de libras en 2019, lo cual se ve reflejado en el dominio de la escudería durante los últimos años.

El tamaño de la bolsa de dinero para los tres miembros mejor pagados del equipo aún no se ha decidido, pero una opción que se está discutiendo es que, a diferencia de los pilotos, la cifra podría añadirse al tope del presupuesto general.

Esto funcionaría para los mejores empleados, porque los pagos y los acuerdos contractuales con ellos tienden a ser más estables a lo largo del tiempo, sin tantos cambios como puede verse en el mercado de pilotos. 

Una posibilidad que se está debatiendo es que en lugar de añadir, digamos, 5 millones de dólares al tope de 135 millones de dólares para 2023 para cubrir el salario de los jefes, sus salarios se incluirían simplemente en el presupuesto original de 135 millones, esto serviría para reducir aún más el gasto general.

Los jefes de equipo han recibido el tope salarial con diversos grados de entusiasmo.

"Apoyamos la discusión para introducir un tope salarial para los piloto", dijo Andreas Seidl de McLaren. "No veo muchas cosas negativas, y creo que hay suficientes ejemplos en otros deportes que permiten ver que es factible introducirlo".

"Creo que es importante que lo introduzcamos en paralelo con un tope en los tres mejores salarios de cada equipo, y para nosotros es el siguiente paso lógico a dar después de introducir el tope presupuestario el año que viene".

Christian Horner, cuyo equipo Red Bull Racing está en la liga de las grandes pagas con un contrato multianual con Max Verstappen, estaba menos convencido con la idea.

“Las discusiones sobre un tope de gastos es en lo que estamos en estos momentos. No hay reglas o regulaciones firmes, no ha sido votado, no se ha convertido en parte de ninguna regulación deportiva, financiera o de otro tipo”, dijo el directivo.

"Y por supuesto, si un equipo elige gastar más del presupuesto, ese dinero debe salir del tope de gastos general. Por lo tanto, no se limita la cantidad que un piloto puede ganar, sino que simplemente se dicta a un equipo que habrá una asignación máxima para los pilotos, y cualquier otra cifra que vaya más allá de eso tendrá que salir del dinero que podría gastarse en el chasis”.

"Obviamente el tema de los costos es sensible para todo el mundo en este momento, y cuando esta idea fue presentada obtuvo una respuesta razonable”.

“Hay que ver a dónde va, pero aún está lejos de convertirse en un conjunto de reglas, porque hay todo tipo de ramificaciones legales que deben ser revisadas para ver si realmente es posible implementarlo”.

El jefe de Ferrari, Mattia Binotto, quien tiene un acuerdo a largo plazo con Leclerc, también destacó que analizar los detalles es importante.

"Lo que puedo decir es que no creo que hayamos decidido todavía", dijo el italiano. "La única decisión que se ha tomado es que sí, todos estamos preparados y contentos de ir más allá en el análisis de la situación, evaluando lo que puede ser el sistema y cómo aplicarlo”.

"Tenemos un contrato a largo plazo con Charles, así que es un asunto delicado. No creo que haya una solución fácil”.

"Creo que realmente necesitamos indagar y comprender todas las implicaciones, porque por el momento no tengo una imagen clara. Soy de mente abierta, pero por ahora no tengo una posición”.

Es un tema complejo, pero tanto la F1 como la FIA tienen algunas personas inteligentes trabajando en el reglamento financiero, y ya han abordado el tema más amplio del tope presupuestario principal.

La cuestión ahora es de tiempo, y cómo eso afecta a cualquier nuevo acuerdo que se firme entre una escudería y un piloto, antes de que entren las nuevas restricciones.

Christian Horner, director, Red Bull Racing

Christian Horner, director, Red Bull Racing<span class="copyright">Mark Sutton / Motorsport Images</span>
Christian Horner, director, Red Bull RacingMark Sutton / Motorsport Images

Mark Sutton / Motorsport Images