Fuertes lluvias en Ciudad de México provocan colapso de techo de Templo Mayor

Agencia EFE
·2  min de lectura

Ciudad de México, 28 abr (EFE).- Una fuerte lluvia, con caída de granizo en algunas zonas, se registró este miércoles por la noche en la capital mexicana, con el colapso del techo que cubre la zona arqueológica del Templo Mayor, en el Centro Histórico, como principal daño.

Además, autoridades reportaron varias zonas con encharcamientos que obligaron a la intervención de los cuerpos de rescate.

"¡Dramático! Con una granizada histórica se acaba de colapsar la cubierta de la Casa de las Águilas en la Zona Arqueológica del Templo Mayor", escribió el director del proyecto Templo Mayor, Leonardo López Luján en un mensaje en Twitter.

El arqueólogo dijo que revisarían el sitio "para evaluar posibles daños" y que todo el equipo de seguridad y conservación estaba movilizado en el sitio a donde llegó, como primera respuesta el cuerpo de bomberos.

Ante la sorpresiva e intensa lluvia, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, informó que se atendían emergencias en distintas zonas de la metrópoli.

"Trabajando unidades de Sistema de Aguas de la Ciudad de México Bomberos, Policía y Protección Civil, para apoyar en zonas encharcadas después de la fuerte granizada", apuntó Sheinbaum en Twitter.

La lluvia fue generalizada en toda la capital mexicana que en los últimos días ha registrado días de intenso calor y en los últimos siete días dos contingencias ambientales por altas concentraciones de ozono.

La zona arqueológica del Templo Mayor había reabierto apenas este martes sus puertas, bajo protocolos sanitarios, después de más de un año de cierre debido a la pandemia del coronavirus.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó en un comunicado que la zona arqueológica abriría martes, miércoles, viernes y sábados y su aforo estaría restringido a un máximo de 1.000 visitantes por día, pero con el colapso de esta noche es probable que vuelva a cerrar hasta su reparación.

(c) Agencia EFE