Fuego amigo. El codazo que derribó al imbatible Kawhi Leonard y la volcada en contra del pivote de Washington Wizards que se viralizó en la NBA

LA NACION
·3  min de lectura

El fin de semana de la NBA ofreció situaciones curiosas, de impacto y hasta algunas que sacaron alguna sonrisa. La imagen de Kawhi Leonard, de Los Angeles Clippers, tirado con la cara ensangrentada por un codazo de sus compañero Serge Ibaka, se robó todos los flashes de la liga de los Estados Unidos. Pero también se viralizó la volcada en contra de Thomas Bryant, el pivote de Washington Wizards, de la misma manera que el error en la numeración de las camisetas de New York Knicks fue el disparador de varias burlas en las redes sociales.

Stephen Curry, sobrehumano: acertó más de cien triples sin fallar en cinco minutos

Promediando el final del último cuarto de la victoria de los Clippers 121-108 sobre Denver Nuggets, una jugada encendió todas las alarmas al ver a Kawhi ensangrentado en el parquet. En el intento por capturar un rebote, Serge Ibaka le propinó un certero codazo a su compañero de equipo, quien sufrió la peor parte y terminó con cortes en la boca y nariz.

Los médicos entraron de inmediato para atender a Leonard y el partido estuvo parado unos minutos. Poco después Kawhi consiguió reincorporarse y se retiró de la cancha por sus propios medios. El entrenador Tyronn Lue, de Los Angeles Clippers, explicó más tarde que el jugador en el vestuario recibió ocho puntos de sutura en la boca.

No fue la única perla de los últimos partidos de la NBA, ya que en el duelo entre Washington Wizards y Orlando Magics, las risas de los comentaristas del juego que ganaron los Magics por 130-120, se desataron cuando Thomas Bryant, el pivote de los Wizards, intentó tomar un rebote ofensivo tras un lanzamiento de Markelle Fultz y, en lugar de comenzar una transición, no pudo controlar la pelota a una mano y terminó por volcar el balón en su propio aro.

Los Knicks, la franquicia más valiosa de la NBA, quedaron en el centro de las burlas en las redes sociales por la confusión que hubo con las camisetas en el encuentro ante Philadelphia Sixers. Es que Reggie Bullock y Mitchell Robinson salieron a la cancha con el número 23 en sus espaldas, lo que fue advertido por los jueces un par de minutos después.

El error se pudo advertir que estuvo en la camiseta de Bullock, ya que el jugador lucía su número 25 en la parte frontal del uniforme, pero en su espalda esa camiseta tenía el número equivocado, ya que lucía el 23, que es el número de Robinson, que estaba en la cancha en ese momento. Tras advertir esa confusión, los árbitros obligaron a Bullock a cambiarse la camiseta.