Frustrante última ronda deja a Ancer gran aprendizaje

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, noviembre 16 (EL UNIVERSAL).- Ronda complicada, pero de mucho aprendizaje, en específico la parte mental, para Abraham Ancer, en el fin de su primera participación del Masters de Augusta.

Todo pasó muy rápido para el mexicano, quien disputó la jornada final en el grupo de honor, junto a Dustin Johnson, el mejor jugador del mundo y quien se quedó con el saco verde.

El tamaulipeco, quien había comenzado con opciones para ganar, cerró una tarjeta de 280 golpes (68, 67, 69 y 76), ocho bajo par, para empatar en la posición 13 sobre el Augusta National, la mejor para un tricolor en 84 ediciones de este prestigioso torneo.

La presión que no sintió en tres días, se acumuló para el cuarto y último de competición, en el cual no embocó los birdies suficientes para mantenerse en contienda.

"Fue una ronda súper frustrante, con una gran cantidad de bogeys que debieron ser birdies. No me sentí muy cómodo en los greens, pero, bueno, empatado en 13, quería tener una ronda final increíble y no se dio", comentó el tricolor, mientras Johnson festejaba su primer campeonato en el Augusta National.

Ancer arrancó la jornada en el último grupo, el de honor y en competencia por el saco verde; sin embargo, el día se complicó al embocar cuatro bogeys en siete hoyos. El tamaulipeco concluyó con otros dos errores y apenas un par de pájaros, para igualar con Marc Leishman, Hideki Matsuyama y Kevin Na.

Abraham, quien se convirtió apenas en el quinto representante de nuestro país en el Masters, prometió ajustar para su próxima aparición —en la que estará acompañado por su compatriota, Carlos Ortiz—, que será en abril, ya que la edición de 2020 se disputó en noviembre, debido a la pandemia de Covid-19.

"Me llevo muchas cosas de aprendizaje en mi primer Masters… en cinco meses estaré de regreso", prometió Ancer.

"Cada año he podido mejorar en mi juego. Todavía tengo cosas por mejorar y días como este me van a ayudar, me dan hambre de mejorar".