Francia investiga falseo de certificados médicos de niñas para no ir a nadar

Agencia EFE
·2  min de lectura

París, 11 feb (EFE).- El Gobierno francés investiga un aumento desproporcionado en la presentación de certificados médicos de alergia al cloro entre alumnas, con la sospecha de que podrían ser falsificados para que las menores de familias muy religiosas no acudan a los cursos obligatorios de natación.

"Estos certificados a una supuesta alergia al cloro no serán tolerados en las escuelas cuando no se basen en razones médicas", indicaron los ministros de Sanidad, Jean-Michel Blanquer, y la ministra delegada de Ciudadanía, Marléne Schiappa, en un comunicado.

Ambos ministros han solicitado una investigación al Consejo de Laicidad dependiente del Ministerio del Interior para obtener datos precisos sobre la cuestión, ante el temor de que se trate de una falsificación de los certificados.

En Francia la natación se aprende en las escuelas, a menudo en los cursos de primaria, pero hay familias que se oponen a que sus hijas acudan a la piscina.

En diciembre, Schiappa ya denunció que se había registrado un aumento de estos certificados en proporciones "poco plausibles" en ciertas zonas, en referencia a áreas con grandes comunidades de musulmanes.

La prohibición de esta práctica está además recogida en el proyecto de ley de la llamada "lucha contra los separatismos", el término que usa el presidente, Emmanuel Macron, para referirse a las corrientes de islamismo político que actúan en ciertos círculos del país.

El proyecto de ley se encuentra actualmente en trámites parlamentarios y busca vetar actos como la poligamia, la entrega de certificados de virginidad y desheredar a las hijas, entre otras actuaciones que podrán ser sancionadas con prisión y multas.

Ambos dirigentes señalaron en la nota que la escuela "no puede ser un terreno propicio al separatismo religioso" cuando una actuación busca rechazar una actividad, lanzar una reivindicación particular o contestar la enseñanza en nombre las convicciones religiosas.

En su adopción en el Consejo de Ministros, el pasado mes de diciembre, el primer ministro, Jean Castex, defendió que no se trata de "un texto contra las religiones ni contra la religión musulmana en particular".

"Es una ley de emancipación frente al fanatismo religioso", dijo Castex, en un contexto de creciente tensión por la sucesión el pasado otoño de varios ataques terroristas reivindicados por islamistas, entre ellos la brutal decapitación de un profesor de instituto, Samuel Paty, y el asesinato de tres personas en una iglesia en Niza. EFE

mdv/atc

(c) Agencia EFE