Mientras Francia busca el título en la Eurocopa, su liga enfrenta un vacío de 400 millones de dólares

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·5  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

En teoría, el nuevo acuerdo televisivo del fútbol francés iba a salvar a la liga y sus clubes de un colapso financiero.

En cambio, tal vez haya empeorado una situación que de por sí era mala.

Este mes, poco después de que la principal liga de fútbol de Francia, la Ligue 1, anunció que había persuadido a Amazon de convertirse en la principal emisora de sus partidos, la cadena que la ha televisado durante años, Canal Plus, reaccionó con furia.

Canal Plus no pagará ni transmitirá los dos juegos a la semana sobre los que tiene derechos, mencionó la empresa. Al menos no al elevado precio establecido en sus contratos. Y, sin duda, no lo hará mientras Amazon siga pagando unos 100 millones de dólares menos por cuatro veces esa cantidad de partidos.

“Por lo tanto, Canal Plus no transmitirá la Ligue 1”, señaló la empresa en un comunicado.

Para los equipos franceses con problemas de liquidez, las consecuencias de la amenaza de Canal Plus no podrían ser más graves. Los clubes de toda Francia que habían planeado recortar sus presupuestos —de por sí tambaleantes a causa de los efectos de la pandemia de la COVID-19 y el colapso del contrato televisivo por 1000 millones de dólares que sufrió su liga el año pasado— ahora enfrentan una crisis urgente.

Mientras que Amazon accedió a transmitir ocho juegos a la semana por poco más de 300 millones de dólares por temporada, Canal Plus estaba obligada a pagar casi 400 millones de dólares por los dos partidos a la semana que había elegido en una licitación de derechos previa. Ahora que se niega a pagar, muchos clubes han ingresado al mercado de transferencias del verano más preocupados de la posibilidad de una bancarrota que de las ventas y contrataciones.

Además, tal vez solo tengan unas semanas para encontrar una solución.

En la liga francesa, el caos tras bambalinas es un contraste marcado con la imagen internacional del fútbol francés, pulido por el éxito de la selección varonil que ganó la Copa del Mundo. La semana pasada, Francia comenzó la misión de obtener el campeonato europeo con una demostración serena en contra de Alemania, empató con Hungría el sábado en Budapest y sigue siendo el favorito para levantar el trofeo el próximo mes.

La mayoría de los jugadores en la convocatoria francesa para disputar la Eurocopa 2020 juega para clubes fuera de Francia, pero casi todos comenzaron en equipos franceses. Ahora, esos mismos clubes están realizando planes para un futuro que no pueden predecir.

¿Pueden costear la compra de nuevos jugadores para fortalecer sus escuadras? ¿Tan siquiera pueden pagar las nóminas de los que ya tienen? O, ¿es más sensato convertirse en vendedores, aunque sea en un mercado pandémico abatido? Las respuestas pueden determinar cuántos equipos empiezan la temporada con sus futuros financieros en duda.

“Si no puedes renegociar los salarios de los jugadores, corres el riesgo de la bancarrota; es tan simple como eso”, comentó Pierre Maes, autor de “Le Business des Droits TV du Foot”, un libro sobre el mercado de los derechos en el fútbol.

El convenio con Amazon cayó como bomba para muchos que creían que una disputa de meses por los pagos de derechos entre la liga y Canal Plus —un socio de la liga desde el inicio de la televisora en 1984— se iba a resolver con una victoria para la cadena francesa en una licitación. Sin embargo, Amazon fue elegida por encima de Canal Plus y su socio catarí, beIN Sports.

Los ejecutivos de Canal Plus han expresado en público la preocupación respecto de Amazon, como cuando Maxime Saada, el director ejecutivo de la cadena, le comentó a la publicación empresarial Challenges que el poder de Amazon representaba el “peligro más grande” para el modelo de negocios de Canal Plus. “Debemos esquivarlos todo el tiempo”, dijo.

Tal vez para enfatizar ese poder, un alto directivo del fútbol francés opinó que la liga no estaba preparada para rechazar un acuerdo con una empresa tan importante como Amazon, pues considera que una apuesta en el gigante del comercio electrónico era una apuesta por el futuro.

Sin embargo, el resultado ha producido todavía más incertidumbre para una liga que ha caído en picada desde que en 2020 anunció que no podría completar la temporada 2019-2020 debido a la pandemia. Francia fue la única de las principales ligas de Europa en llevar a cabo la medida.

No obstante, casi al mismo tiempo que regresó al campo de juego para una nueva temporada, la liga se convulsionó con rapidez a causa de una segunda crisis, tal vez más grave. A finales del año pasado, Mediapro, la empresa con respaldo chino con la que la liga había firmado un histórico contrato televisivo, anunció que no iba a poder cumplir sus compromisos. Menos de tres meses después del inicio del acuerdo de tres años, Mediapro le entregó los derechos al fútbol francés y se marchó.

Canal Plus lidió con las consecuencias y tomó los partidos de Mediapro con un descuento, pero pronto se encontró en su propia disputa con la liga.

Después de enterarse de que el precio que Amazon había pagado por los derechos para sus partidos era menor que el del contrato de Canal Plus por menos encuentros (y de un menor perfil), la cadena arguyó que ya no tenía por qué gastar 332 millones de euros (394 millones de dólares) por los derechos que le pagaba por el uso de la licencia a la televisora catarí beIN.

“Canal Plus no pagará 332 millones de euros por el 20 por ciento de los partidos, cuando Amazon transmitirá el 80 por ciento por 250 millones de euros”, le comentó Saada a L’Equipe.

Hay ejecutivos de algunos clubes franceses, entre ellos el presidente del Olympique de Lyon, Jean-Michel Aulas, que han predicho que Canal Plus se echará para atrás. “No me puedo imaginar por qué Canal se privaría de tener acceso a la Ligue 1”, comentó Aulas, un miembro del comité que negocia los derechos de televisión de la liga francesa.

Sin embargo, según altos ejecutivos de Canal Plus, la empresa se mantiene firme. Debe hacer su primer pago el 5 de agosto. Por el momento, no tiene planes de hacerlo.

© 2021 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.