Francesca Jones, la tenista con ocho dedos en las manos y fanática de Messi que jugará por primera vez un Grand Slam

Sebastián Torok
·3  min de lectura

La tenista británica Francesca Jones, de 20 años, nació con una irregularidad genética que le provocó una malformación en sus extremidades. "Tengo cuatro dedos en cada mano. Cuatro en el pie izquierdo y tres en el derecho", le contó, en 2017, a LA NACION. Tras haberse sentido discriminada en el circuito y escuchado médicos que le aseguraban que no podría competir en el alto rendimiento, logró un objetivo muy valioso en su carrera: se clasificó para su primer cuadro principal de Grand Slam. En Dubai, en la ronda final de la qualy del Abierto de Australia, derrotó 6-0 y 6-1 a la china Jia-Jing Lu y ahora viajará a Melbourne para competir, desde el 8 de febrero, en el major aussie.

Juan Martín Del Potro publicó un mensaje por su papá y por primera vez una foto con Daniel

"Lo mejor de la vida es hacer lo que la gente dice que no puedes hacer", es uno de los lemas de Jones, nacida en Leeds, en el norte de Inglaterra. Displasia Ectodérmica Ectrodactilia, más conocido como CEE, es el síndrome que acompaña a la tenista que desde los diez años vive en Barcelona, la ciudad que eligió para desarrollarse en el deporte. Fanática del fútbol y, sobre todo, de Leo Messi, debió someterse a varias cirugías en las manos y en los pies durante su vida. En su formación necesitó usar raquetas con grips más pequeños de lo normal y tuvo que aprender a mantener el equilibrio para jugar al tenis por contar con menos dedos en sus pies.

"No quiero decir que es una desventaja, porque no lo siento así. Es una cosa que está puesta enfrente de mí y tengo que saber cómo seguir. Para mí es más una ventaja, porque me motiva, me hace ser más fuerte. Todas las experiencias que tuve me han ayudado a madurar", apuntó Jones, muy segura, ante LA NACION, en Londres 2017. Y agregó: "Claro que he sentido la discriminación. Mucha gente se burla de mí. Siempre pasan esas cosas, lamentablemente. Pero pobres quienes lo hacen. No me afecta en lo más mínimo. Me motiva mucho".

"Estoy muy feliz de clasificarme para Australia y tengo muchas ganas de irme a Melbourne. Nunca había estado antes y estoy seguro de que será una experiencia increíble", dijo Jones, 241° del ranking WTA, después de derrotar a Lu (ya había vencido a la rumana Monica Niculescu y a la croata Jana Fett). La clasificación para el torneo australiano le garantiza un mínimo de US$ 74.000 en premios de primera ronda y podría enfrentarse a referentes que le parecían inalcanzables como Serena Williams o Serena Halep. Quienes la conocen desde juvenil afirman que tiene una fuerte personalidad y voz de mando.

"He tenido experiencias que muchos no han tenido a mi edad y creo que eso me moldeó en la persona que soy hoy. Habrá tenido un impacto en mi fuerza mental y en mi mentalidad en general, pero estoy seguro de que todos atraviesan dificultades y enfrentan la adversidad a su manera. La historia de cada uno hace que una persona sea quien es", expresó la tenista en el periódico británico Daily Mail. Con Jones, serán siete los británicos que competirán en el cuadro individual de Australia. Pero, sin dudas, la de Jones es una gran historia de superación.