Finlandia, el espejo político en el que se puede mirar España

El fin del bipartidismo en España, con la irrupción de partidos como Podemos, Ciudadanos y Vox, así como el crecimiento de los nacionalistas y regionalistas, ha mostrado las dificultades que tienen las formaciones para llegar a acuerdos para gobernar. Las cuatro elecciones que ha habido en cuatro años ponen de relieve que este periodo se ha caracterizado por la inestabilidad.

Sin embargo, el preacuerdo entre socialistas y morados para formar un Gobierno de coalición puede suponer por fin el comienzo de una nueva etapa en la que el diálogo y los pactos formen parte de la política española a nivel estatal (ya está presente desde hace años en comunidades autónomas y ayuntamientos). Hasta ahora el Gobierno siempre ha estado formado por un solo partido, algo que está muy cerca de terminar y que va a ser nuevo en España.

No obstante, es una circunstancia habitual en la mayoría de países de la Unión Europea. En este sentido, Finlandia puede ser el gran referente que pueden tener no solo Pedro Sánchez o Pablo Iglesias, sino todos los grandes líderes políticos.

El nuevo gobierno finlandés. (Heikki Saukkomaa/Lehtikuva via AP)
El nuevo gobierno finlandés. (Heikki Saukkomaa/Lehtikuva via AP)

El país nórdico, un gran ejemplo de libertades y derechos sociales, cuenta actualmente con un Gobierno de coalición en el que están presentes hasta cinco fuerzas políticas distintas. Mientras que en España hasta ahora se ha impuesto el bloqueo y los bloques, los finlandeses han sido capaces de crear un acuerdo transversal que cuenta tanto con fuerzas de izquierdas como centristas y liberales.

Las elecciones legislativas de abril dejaron un Parlamento fragmentado en el que se impuso el partido socialdemócrata por un estrecho margen respecto a la ultraderecha de los Verdaderos Finlandeses. La solución para gobernar y alejar del poder a los ultras ha sido formar una coalición con distintas sensibilidades que garantice la estabilidad en el país.

Así el Gobierno cuenta con 5 formaciones distintas: el Partido Socialdemócrata, el Partido del Centro (de ideología liberal), los Verdes (ecologistas), la Alianza de la Izquierda y el Partido Popular Sueco de Finlandia, que defiende a esta minoría lingüística en el país. Por llevarlo al terreno español es como si compartieran Gobierno el PSOE, Ciudadanos, Equo, Podemos y algún partido nacionalista como el PNV.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se abrazan. (AP Photo/Paul White)
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se abrazan. (AP Photo/Paul White)

La distribución de los cargos es representativa en relación al número de puestos en el Parlamento que obtuvieron en los comicios. El Gobierno está compuesto por 19 ministros y un primer ministro (Antti Rinne) y ha supuesto la vuelta al poder de los socialistas tras 16 años. El Ejecutivo también destaca por tener más mujeres que hombres (11 por 9).

Aislar a la extrema derecha

El gran objetivo de esta unión ha sido impedir el acceso al poder de los Verdaderos Finlandeses. La formación de ultraderecha se quedó muy cerca de ganar las elecciones y con este Ejecutivo ha pasado a convertirse en líder de la oposición.

Pese a que ha echado a andar hace poco, el Gobierno de momento se mantiene estable y supone un ejemplo de convivencia en Europa, que muestra que es posible llegar a acuerdos entre formaciones políticas muy diversas. Sin duda, un espejo para España en el que no hay vetos y sí mucho diálogo.

Más historias que te pueden interesar:


Qué leer a continuación