Al final, los hinchas juegan y ganan partidos: cómo los estadios vacíos debilitan a los locales y potencian a los visitantes

Ariel Ruya
Fuente: LA NACION
Fuente: LA NACION