La fiesta de Pedro J. Ramírez con 150 invitados, incluido el ministro Illa, que ha despertado una ola de indignación

M. J. Arias
·5  min de lectura

El nuevo estado de alarma decretado este domingo por el Gobierno otorga a los presidentes autonómicos la potestad de limitar la reuniones a un máximo de seis personas. Las recomendaciones para frenar la curva de contagios de esta segunda ola del coronavirus van desde reducir las salidas a lo imprescindible a evitar los lugares cerrados con grupos numerosos. Con esas directrices sobre la mesa y la situación actual de la pandemia en España, no es de extrañar la avalancha de críticas que están recibiendo tanto Pedro J. Ramírez como los numerosos políticos que la noche de este lunes se congregaron en Madrid para celebrar el quinto aniversario de El Español y su entrega de premios.

El acto reunió, según PR Noticias, a 150 personas en el Casino de Madrid. Menos que otros años, señalan en la agencia. Allí se vio al director de El Español como anfitrión recibiendo a representantes de todos los ámbitos, desde el deporte a la empresa pasando por las Fuerzas Armadas y, por supuesto, la política. Un éxito de convocatoria del que se hacían eco en la crónica del evento de propio medio.

“Este periódico celebra su aniversario disputando el liderazgo de la prensa española y arropado por el mundo de la política, la empresa y el deporte”, se puede leer en el texto del resumen de la gala. “Ha logrado reunir en la entrega de sus premios Los Leones de EL ESPAÑOL 2020 a miembros del Gobierno, líderes de las principales fuerzas políticas, empresarios y una importante representación deportiva”, continúa el texto.

Entre los asistentes, la ministra de Defensa, Margarita Robles; el de Justicia, Juan Carlos Campo y el de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes. Aunque quizá el que la presencia que más ha llamado la atención (e indignado) sea la del ministro de Sanidad, Salvador Illa. De la oposición acudieron el presidente del PP, Pablo Casado, y la presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas.

Hubo más políticos a los que se les vio la cara en el acto. Como los presidentes autonómicos de Emiliano García Page (Castilla-La Macha), Isabel Díaz Ayuso (Madrid) y Fernando López Miras (Murcia) no se perdieron la cita. Como tampoco lo hicieron representantes de Madrid capital como el alcalde, José Luis Martínez Almeida, y la vicealcaldesa, Begoña Villacís. Entre otros nombres presentes: la fiscal general, Dolores Delgado; el secretario general del PP, Teodoro García Egea,; la portavoz del PP, Cuca Gamarra y la diputada Ana Pastor.

Una lista de invitados larga y de relumbrón que ha provocado un aluvión de críticas por el hecho de juntar a 150 personas en plena segunda ola del coronavirus, por quiénes han sido los asistentes (que recomiendan una cosa, pero hacen otra), por las imágenes sin mascarilla de algunos invitados, por celebrarse en un lugar cerrado… En general, por todo.

El periodista Juan Soto Ivars lo resumía así en un tuit: “La fiesta de El Español es el mejor retrato posible de lo que significa la élite. Mientras la economía doméstica se va a tomar por culo y la gente se hace a la idea de que ni siquiera se reunirá con su familia en Navidad, se juntan 150 en un palacio a chupar pollitas. Es grotesco”.

EN VÍDEO | Sánchez declara el estado de alarma hasta mayo y apela al máximo apoyo político