La Fiesta Grande es posible para el Rebaño

·1  min de lectura

GUADALAJARA., Jal., abril 25 (EL UNIVERSAL).- Sí, el Rebaño Sagrado está de vuelta.

Tercera victoria consecutiva de las Chivas; ésta, la más importante, imponiéndose en el clásico tapatío 0-1 al Atlas, que comprometió seriamente su pase a la Liguilla, ya que depende de combinación de resultados en la última jornada para saber si queda en el último lugar del cociente y paga la multa de los 120 millones de pesos.

Fue un juego en el que pasó poco, con mucha entrega, muchas ansias, pero poco futbol.

Víctor Manuel Vucetich, técnico del chiverío, fue quien se atrevió e hizo el movimiento que le ha dado resultados en las últimas semanas, sacar a José Juan Macías e ingresar a Ángel Zaldívar para que éste metiera el tanto de la diferencia de taquito (80’), con todo y polémica, ya que los Rojinegros pedían una falta previa en la jugada de Alexis Vega, quien dio la asistencia.

El juego tuvo un agregado de ocho minutos, en los cuales el colmillo largo y retorcido del Rey Midas apareció, ya que su objetivo fue asegurar el resultado, aunque en el último minuto, un centro que se paseó por el área casi provoca el empate; sin embargo el disparo de Christopher Trejo fue directo al poste, gracias al achique de Antonio Rodríguez.

Las Chivas llegaron a 22 unidades, empatando en puntos a los del Paradero, a un paso de asegurar su participación en el repechaje.

Contrastes

El Guadalajara reforzó la paternidad sobre el Atlas, al ganar su sexto clásico en fila.

Atlas, en la última fecha, resolverá con el A. de San Luis, quien paga la multa de 120 mdp