La Fiera está de vuelta en su cubil para la Liguilla

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, octubre 28 (EL UNIVERSAL).- Después de casi tres semanas de incertidumbre, La Fiera podrá regresar a su guarida para el encuentro del lunes contra el Santos Laguna y, lo más importante, para la Liguilla, en la que ya tiene completamente asegurado entrar como primer lugar.

A principios de este mes, el empresario Roberto Zermeño tomó el control del estadio León, luego de que ganara el litigio para designar al propietario del inmueble en octubre del año anterior, más allá de que el municipio guanajuatense tiene un contrato de arrendamiento con Grupo Pachuca —dueño de los Panzas Verdes—, el cual vence en mayo de 2022.

El juez otorgó la propiedad del estadio León al Club Deportivo y Social León A. C., que es encabezado por Zermeño, su hijo y otro socio guanajuatense.

Esta resolución provocó que el empresario reclamara la propiedad del estadio, lo que generó mucho movimiento en la casa de La Fiera durante la madrugada del 9 de octubre, ya que las oficinas fueron vaciadas, incluidos los trofeos ganados por la institución a lo largo de poco más de 75 años de existencia.

Debido a que no hay una buena relación entre la actual directiva esmeralda y Zermeño, negociar la permanencia del equipo no fue una opción, por lo que se determinó buscar sede para el encuentro del lunes 19 de octubre, ante el América.

La cúpula leonesa llegó a un acuerdo con la del Necaxa para utilizar el estadio Victoria de Aguascalientes, donde los dirigidos por Ignacio Ambriz superaron a las Águilas (3-2). Por su parte, el equipo femenil fungió como local en una cancha de entrenamiento del club.

Novela que terminó ayer, con el anuncio de que ambas partes —con la ayuda del Gobierno municipal— llegaron a un acuerdo para que los distintos planteles esmeraldas regresen a casa, aunque no se aclaró por cuánto tiempo.