Ferran Torres: de ser tildado de niñato egocéntrico a convertirse en el nuevo héroe de España en cuatro meses

Albert Ortega
·3  min de lectura
SEVILLE, SPAIN - NOVEMBER 17: Ferran Torres of Spain celebrates after scoring team's fifth and his hat-trick goal during the UEFA Nations League Group stage League A Group 4 soccer match between Spain and Germany at La Cartuja Stadium in Seville, Spain on November 17, 2020. (Photo by Burak Akbulut/Anadolu Agency via Getty Images)
Ferran Torres celebra uno de sus tres goles ante Manuel Neuer. (Foto Burak Akbulut/Anadolu Agency via Getty Images)

La línea entre ser una estrella y acabar estrellado es mucho más fina de lo que parece. A veces invisible. Cuando la perla de la cantera del Valencia, Ferran Torres, zarpó de Mestalla con dirección Manchester e incendió la ciudad con una entrevista en Marca donde explicaba que demandaba ser capitán, situarse entre los tres mejores pagados de la plantilla y que el propietario del club, Peter Lim, negociara personalmente su renovación, el extremo se enfrentó a una lluvia de críticas. Era una de las mayores promesas de LaLiga, pero parecía que su ego estaba por encima de su fútbol.

Unos cuantos meses después, los 25 millones de euros fijos más 12 variables que puso sobre la mesa el City en el último año de contrato del extremo se han quedado cortos. Ferran Torres se ha convertido en el héroe del España 6-0 Alemania con un hat-trick, ha experimentado un crecimiento exponencial bajo el abrigo de Pep Guardiola en la Premier League y ha dotado de un colmillo goleador extraordinario a su fútbol vertiginoso, driblador y vertical.

A sus 20 años, la afición valencianista le puede recriminar romper los secretos del vestuario con la rajada sobre Dani Parejo o el haber saltado del barco en el momento más complicado, pero no discutir su calibre futbolístico. El extremo citizen se ha ganado el billete para la Eurocopa hablando sobre el campo. En una época donde cada vez es más difícil encontrar a regateadores puros, Ferran Torres representa un perfil que España llevaba tiempo sin producir.

Ferran Torres.
España concentra el juego por la banda izquierda mientras Ferran Torres, anclado en la derecha, fija al lateral alemán en el lado contrario.
Ferran Torres.
A consecuencia de esperar bien abierto y hacer el campo ancho, Ferran Torres encuentra situaciones constantes de 1vs.1.
Ferran Torres.
Dani Olmo recupera un balón arriba que sirve en bandeja de plata al extremo valenciano.

En este sentido, cabe destacar el gran trabajo que está realizando Luis Enrique para encontrar al extremo en situaciones ventajosas de 1vs.1. Tanto ante el combinado alemán como ante el suizo, el seleccionador le ha creado un ecosistema perfecto para que desarrolle su exuberancia frente al lateral.

Siempre bien abierto en el sector derecho, la figura de Ferran Torres fue sinónimo de amplitud en el lado débil durante todo el encuentro. Supo esperar que le llegase el balón cuando el contrario se amontonaba en la izquierda, estirar la defensa rival y picar al espacio a la más mínima oportunidad. El resultado, claro, es la exhibición de La Cartuja.

Ferran Torres.
El extremo del Manchester City ejemplifica lo explicado anteriormente. Aporta amplitud y espera su momento pacientemente.
Ferran Torres.
Cuando comprende que Gayà pisará área rival, lanza una diagonal muy veloz para llegar a posiciones de remate.
Ferran Torres.
Ferran Torres finaliza la jugada dentro del área y aumenta su cuenta goleadora.

Sin embargo, su explosión más importante está íntimamente ligada al gol. En una selección que no va sobrada de dinamita en el último tercio como España, el extremo valenciano acumula cuatro partidos consecutivos de Copa de Europa marcando. Números de peso que, al combinarlos con su triplete ante Alemania, hacen que su presencia en el XI nacional eleve su techo competitivo de cara un torneo al que, hasta ayer, llegaba bajo la lupa de la crítica.

Al talento, personalidad, físico, potencia, zancada y velocidad con los que ya contaba en el pasado, el joven atacante ha continuado sumando herramientas a su nuevo arsenal de recursos. Su desborde ya no proviene solamente de la superioridad física en el 1vs.1 o la amenaza a campo abierto, sino que ha empezado a añadir acciones más técnicas a su batería de regates. Ferran Torres hace estragos con espacios, pero también en ataque posicional. Su evolución va a catapultar las opciones de España.

Más historias que te pueden interesar: