Fernando Sanz confiesa en 'El chiringuito' las crueldades que sufría de la afición del Real Madrid por ser hijo del presidente

Borja González
·2  min de lectura
Fernando Sanz y Josep Pedrerol en 'El chiringuito de jugones' durante las duras confesiones del primero. (Fuente: Twitter/@elchiringuitotv)
Fernando Sanz y Josep Pedrerol en 'El chiringuito de jugones' durante las duras confesiones del primero. (Fuente: Twitter/@elchiringuitotv)

Un año después del fallecimiento de Lorenzo Sanz, el presidente que volvió a convertir al Real Madrid en un equipo temido en Europa ganando la Séptima, su hijo Fernando ha revelado en 'El chiringuito de jugones' la constante persecución que sufría por parte de la afición simplemente por ser vástago de quien era.

Fernando Sanz formó parte de esa plantilla blanca histórica que también conquistó la Intercontinental, entre otros títulos, donde precisamente él tuvo una participación destacada en el once. Pese a ello y pese a jugar en cada una de las categorías inferiores del Real Madrid, el excentral fue víctima de un hostigamiento desmedido.

De nada le sirvió ser hombre de la casa. De nada le sirvió, como él comenta, todo el sacrificio durante gran parte de su vida para llegar a la élite en el club de sus amores. De nada le sirvió cumplir notablemente cada vez que jugó pese a su juventud, recién estrenada la veintena. De nada le sirvió darlo todo por el Real Madrid de cara a ganarse el cariño de los suyos.

Las confesiones de Fernando Sanz sobre lo cruel que fue la hinchada merengue con él, sin ningún tipo de sentido, deberían hacer sentir vergüenza a cada aficionado que ame el Real Madrid. Él llegó al club antes que su padre y fue su esfuerzo y su nivel futbolístico los que le llevaron al primer equipo, como él defiende.

De hecho, queda retratada la afición cuando, después de todo lo que le hizo pasar incomprensiblemente, decidió marcharse del club y cada vez que volvía al Santiago Bernabéu como rival era ovacionado. Le empujaron incluso a sentirse incómodo delante de su propio padre, con el que dejó hasta de mirarse cuando se cruzaban por las instalaciones del club.

Por todo ello, se hace difícil encajar todo lo que ha confesado Fernando Sanz, un jugador que tenía todo como futbolista para triunfar en el Real Madrid, menos el cariño de lo que más deberían haberle alentado.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Fernando Sanz demostraba cuando había que demostrar, dentro del césped, quien dude de ello que vaya preguntando a sus compañeros y a todo Málaga. El mayor homenaje que ha podido hacer a su padre es confesar que se arrepiente de que esa atmósfera dañina le impidiese mostrarse con él en el club como lo hacía en casa, pero seguro que Lorenzo ya lo sabía y lo entendió perfectamente.

Bravo.

Más historias que te pueden interesar: