El mensaje oculto en la primera rajada de Fernando Alonso del año

·2  min de lectura
Alpine's Spanish driver Fernando Alonso attends a press conference ahead of the Formula One Azerbaijan Grand Prix at the Baku City Circuit in Baku on June 3, 2021. (Photo by Francois Nel / POOL / AFP) (Photo by FRANCOIS NEL/POOL/AFP via Getty Images)
Fernando Alonso en rueda de prensa en Bakú. (Foto: FRANCOIS NEL/POOL/AFP vía Getty Images)

Fernando Alonso saldrá noveno en el Gran Premio de Azerbaiyán, superando por primera vez desde Baréin a su compañero en Alpine, Esteban Ocon. Una buena clasificación que no ha evitado sus primeras pullas del año contra diestro y siniestro, ya que se veía capaz de más y cree haber sido perjudicado por factores externos.

Desde el principio ha dejado claro por donde iban los tiros, tras la clasificación: "Fue una clasificación en la que era complicado coger ritmo por las banderas rojas". Y es cierto. Lleva manteniendo un buen ritmo durante todo el fin de semana, pero de nuevo una bandera roja porque Leclerc se fue de nuevo, como en Mónaco, contra el muro, ha frustrado un mejor puesto tras poner neumáticos nuevos.

"Igual séptimo u octavo era posible", ha sostenido.

Por ello, no se ha mordido la lengua y ha lanzado sus primeros 'dardos' desde su regreso a la Fórmula 1: "Veremos mañana si la gente sigue corriendo por encima de sus posibilidades y al 120%. Si lo hacen habrá muchos safety cars… Algunos iban sobreexcitados hoy". Yuki Tsunoda y Carlos Sainz entre ellos, pero la flecha tiene un color más rojizo.

Sobre su comentario de equipo, también ha dejado un detalle que no le ha gustado demasiado, aprovechando a su vez para criticar una regla que no entiende: "Ocon no estaba muy por la labor de aprovechar los rebufos, íbamos cada uno por nuestra cuenta. Estoy contento por quedar por delante después de tanto tiempo, pero tengo un sabor agridulce. También es un poco extraño el hecho de que destroces el coche y lo puedas cambiar. Ya sabemos que la regla es así, pero es un poco extraño".

Este despliegue verbal denota que el Alonso que nos pone los pelos de punta está más cerca que nunca de volver. Las declaraciones esconden un mensaje de alivio e ilusión para los españoles. El Alonso incendiario que se medía a los Michael Schumacher y Lewis Hamilton, dejando al mismo tiempo claras las cosas a la FIA cuando sentía que hacerlo está de regreso.

Y es así porque ve que el coche se lo permite, que no tiene que vivir agazapado como lo había hecho hasta ahora. Él sabe que la dinámica está cambiando y de ahí su frustración y sus quejas por lo ocurrido en la clasificación del Gran Premio de Azerbaiyán.

Una rajada con doble significado. Nos da a entender que el asturiano está cómodo con el coche de una vez y tiene confianza en su potencial. Bakú puede ser un punto de inflexión, dejando a un lado sus comentarios desde una posición secundaria, faltos de ambición. 

Alonso está cómodo y ya se hace notar como uno de los pesos pesados de la parrilla.

Que se preparen.

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.