La gran baza de Fernando Alonso se ha convertido en su mayor hándicap

·3  min de lectura
BAHRAIN, BAHRAIN - MARCH 12: Esteban Ocon of France and Alpine F1 Team and Fernando Alonso of Spain and Alpine F1 Team stand on the grid during Day One of F1 Testing at Bahrain International Circuit on March 12, 2021 in Bahrain, Bahrain. (Photo by Joe Portlock/Getty Images)
Esteban Ocon la está ganando 4-1 a Fernando Alonso en clasificación, algo que hace unos años era un imposible para cualquier piloto. (Photo by Joe Portlock/Getty Images)

Si por alguna cosa se caracterizaba la etapa de Fernando Alonso en Fórmula 1 era por su capacidad de aniquilar a sus compañeros de equipo, sobre todo en lo que clasificación se refiere. De hecho, finalizó la temporada 2018, la última antes de su ‘hasta luego’, habiendo superado en absolutamente todas las clasificaciones del año a Stoffel Vandoorne, un piloto que era de todo menos manco. No obstante, la historia está siendo totalmente distinta en su regreso al Gran Circo.

En este 2021, en las cinco citas que llevamos de Mundial, Esteban Ocon ha superado hasta en cuatro ocasiones al asturiano en clasificación compartiendo los colores de Alpine. Tan solo en la primer GP del año el dos veces campeón del mundo consiguió mejorar, y con creces, el resultado del francés. Alonso pasó a Q3 en su redebut mientras que el galo se quedó en Q1.

Sin embargo, este resultado fue un espejismo. En Emilia Romagna se acabó el récord del español. Después de 27 clasificaciones seguidas, y por primera vez desde Malasia 2017, Alonso era más lento que su compañero de filas. Las cuatro clasificaciones siguientes se han decantado a favor del francés y con diferencias demasiado grandes para el talento de Fernando. En Imola la diferencia fue de cuatro décimas, en Portugal ocho, en España cinco y en Mónaco otras cuatro. Son tiempos mucho más lentos para un piloto que estaba acostumbrado a no dar ni una opción a sus compañeros. La historia en dos años ha intercambiado los papeles y como es lógico, ver a Fernando sufrir tanto con algo que se le daba tan bien es un mal síntoma.

Para hacernos una idea de lo que está ocurriendo, es la primera vez desde 2007 que un compañero bate a Alonso en cuatro clasificaciones consecutivas. Lo hizo Hamilton en el año tan tenso que se vivió en McLaren desde el GP de Canadá hasta el de Gran Bretaña. Hacía 14 años que nadie conseguía lo que está haciendo Ocon, con lo que se demuestra que es un señor piloto.

Estar dos años fuera de la F1 lastra mucho. Lo hemos visto infinidad de veces con otros pilotos como podría ser Robert Kubica o el propio Michael Schumacher. Es cierto que Fernando no se ha parado del todo porque ha estado corriendo en otras disciplinas. Pero también es cierto que en los certámenes en los que ha estado desde su momentáneo adiós se caracterizan más por la resistencia. Sin ir más lejos, en el Dakar o el WEC no solo se debe ser rápido para vencer; la regularidad puede ser incluso más decisiva. ¿Puede ser entonces que esa velocidad pura que se necesita en una vuelta de clasificación ya no esté a causa de estas competiciones? Nosotros no lo podemos asegurar, ni mucho menos, pero sí que es cierto que en estas competiciones esta vuelta perfecta no se necesitaba. Por lo tanto, dos años sin estar buscando el mejor crono posible pasan factura.

Si hacemos balance de las carreras del domingo, el resultado es aún menos favorable para Alonso: 5-0 en contra. No obstante, las diferencias no son tan remarcables en este caso. El problema es que sale demasiado atrás y necesita remontar para acercarse a las posiciones de su compañero. Por ejemplo, en Italia y Portugal quedó justo por detrás de Ocon y en España estuvo toda la carrera un puesto por detrás hasta que sus gomas dijeron basta. En la época de McLaren-Honda, clasificar bien le daba muchas más oportunidades de sumar puntos pero ahora, lo que era su punto fuerte, le está lastrando demasiado para hacer buenos resultados. El ritmo está ahí. No hay que negar que Ocon de momento lo está haciendo mejor pero el francés ni estrena equipo ni ha estado dos años fuera. Alonso necesita más tiempo. Quizás más de lo que esperábamos una vez anunció su tan ansiado regreso.

Otras historias que te pueden interesar: