Federico Chiesa cierra el círculo

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.

Roma, 27 jun (EFE).- Federico Chiesa, autor del gol que impulsó este sábado el pase de Italia a los cuartos de final de la Eurocopa tras la prórroga ante Austria (2-1), cerró un círculo abierto por su padre Enrico Chiesa, también futbolista, quien también vivió la alegría de marcar en el torneo continental en 1996. Es la primera vez que padre e hijo marcan en las Eurocopas.

Era la Eurocopa inglesa de 1996 cuando Enrico Chiesa, entonces jugador del Sampdoria, firmó un gran gol al contragolpe ante República Checa en Liverpool. Este sábado tocó a Federico vivir la misma alegría, al firmar el gol del 1-0 en la prórroga para acabar con el sufrimiento de la selección "azzurra".

Su padre era un número 10 de gran técnica y jugó con Fiorentina, Sampdoria, Lazio o Parma, con el que conquistó la Copa UEFA de 1999; su nombre podía representar una presión añadida para Federico, nacido en 1997, pero el extremo juventino ha demostrado tener carácter para saberla gestionar.

Crecido en el Fiorentina, Federico Chiesa impresionó desde sus primeros días en la Serie A. En 2016, el entonces técnico del club toscano, el portugués Paulo Sousa, le lanzó como titular en el Allianz Stadium contra el Juventus vigente campeón de Italia y el joven chico, de 18 años, fue protagonista de una prestación asombrosa por la banda derecha.

Dejó impactado al Juventus, que cuatro años después le ficharía por cincuenta millones de euros para potenciar las bandas de su equipo.

En su primer año, Chiesa marcó catorce goles en 43 partidos y anotó tres goles en los octavos de final de la Liga de Campeones contra el Oporto, sin poder evitar la eliminación de su equipo.

Pero su carácter, su velocidad, su dinamismo y su fuerza física no pasaron desapercibidas y el seleccionador de Italia, Roberto Mancini, siempre le manifestó su profundo aprecio.

Este sábado en Wembley, con una Italia en estado de confusión, asustada por una Austria que tuteó a los "azzurri" y que estuvo a punto de hundirlos, Mancini dio paso a Chiesa a falta de cinco minutos para el final y el talento juventino le devolvió la confianza.

En el quinto minuto de la prórroga, recibió en el área un centro de Leonardo Spinazzola, mantuvo la calma, regateó a David Alaba y fulminó al meta con un potente zurdazo.

Fue el 1-0 que liberó a Italia de la presión y que propició un triunfo por 2-1 que permitió al equipo "azzurro" meterse en los cuartos de final, con el récord de 31 partidos sin derrota incluido. Mancini mejoró la marca de Vittorio Pozzo, que estuvo 30 partidos sin derrotas entre 1935 y 1939.

El récord absoluto lo comparten España y Brasil, con 35.

Y el gol fue además el cierre de un círculo abierto por Enrico Chiesa hace 25 años, con esa diana en Anfield ante República Checa.

Si en 1996 el camino europeo de Italia se acabó con una eliminación en la fase de grupos, este año Italia logró progresar, de la mano de Chiesa, hasta los cuartos de final.

Sigue vivo el "seleccionado" azzurro, que busca volver a poner sus manos en un título continental que le falta desde 1968, cuando triunfó el equipo de Ferruccio Valcareggi.

Andrea Montolivo

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.