Federer llenará un vacío que sólo él puede ocupar

Sebastián Torok
·3  min de lectura
Roger Federer, durante uno de sus ensayos en Doha
https://www.qatartennis.org/

A pocas horas del añoradísimo regreso de Roger Federer al tenis, en el ATP de Doha, la incógnita es saber si podrá volver a ser el superhéroe con raqueta que todos conocemos. A cinco meses de cumplir 40 años y tras dos cirugías de rodilla derecha, se enfrenta a un desafío mucho mayor que en 2017, cuando reapareció luego de seis meses, tras un desgarro de menisco de la otra rodilla.

Cuando Federer volvió en 2017 hizo maravillas, ganando el Australian Open, Indian Wells, Miami, Halle, Wimbledon, Shanghai y Basel. Increíblemente, a los 35 años se reinventó, fue más ofensivo de lo habitual y perfeccionó una de sus “debilidades”, el revés. Desde entonces, venció en seis de los siete partidos que enfrentó a su kryptonita, Rafael Nadal. ¿Podrá hacer algo similar?

Otro artista: Pierre Paganini, el escultor del cuerpo de Roger Federer

Pierre Paganini, el histórico preparador físico de Federer, le comentó al periodista suizo René Stauffer, en el diario Tages-Anzeiger: “La gran diferencia es: cuando hizo una pausa hasta Australia después de Wimbledon 2016, sus músculos siempre estuvieron ahí. Ahora tuvimos una interrupción total en la que los músculos se deterioraron significativamente”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Federer pidió paciencia, confesó tener interrogantes y expectativas muy bajas para Doha, pero lo calma tener controlado el dolor. “La rodilla dictará cómo será mi regreso”, advirtió. Hay chances de que la semana próxima compita en el ATP 500 de Dubai, pero todavía no lo tiene decidido, claro. Luego llegará un nuevo bloque de entrenamiento de un mes con miras, sobre todo, a Wimbledon, aunque podría jugar un puñado de torneos sobre polvo de ladrillo.

Lo más lógico, al menos en los primeros partidos, sería ver a un Federer que cometa errores inusuales, que enganche tiros (tanto de drive como de revés) y que trate de ir ajustando sus movimientos y sus servicios. Pero, ya lo dijo él mismo: “El tenis es como el ciclismo, eso nunca lo olvidas”.

Federer no arriesgará su salud, afirmó Paganini, el escultor del cuerpo de Roger. “Para él es extremadamente importante estar sano en la segunda fase de su vida. Tiene esa inteligencia. No se excederá en nada si no tiene sentido. No es ciego. Es muy estratégico y con visión de futuro”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Qué impulsa a Federer a volver al tour a esta edad, con toda la gloria que ostenta en el raquetero? El amor por el tenis. “Me encanta y realmente disfruto jugar”, expresó. El sueco Mats Wilander, ex número 1, dio en el blanco en un reportaje en el diario francés L’Equipe: “A Nadal le encanta la competición, pero a Federer le encanta el juego”.

¿Podrá Federer volver a obtener un Grand Slam? ¿Podrá llegar a los 21 grandes? De hacerlo, sería el campeón de mayor edad en la historia profesional. Solo lo supera Ken Rosewall, que ganó el Australian Open 1972, con 37 años y dos meses. El último major del suizo fue Australia 2018.

Federer ganó un título por última vez en su ciudad natal, Basel, en 2019. Representó su trofeo 103° y solamente tiene por delante a Jimmy Connors, con 109, una cantidad que parece distante. El estadounidense también es el único que ostenta más triunfos que el actual número 6 del mundo: 1274 contra 1242 (-32). Federer, en estas horas, perdió un récord que parecía inabordable, el de mayor cantidad de semanas como N° 1 (Novak Djokovic llegó a 311).

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Federer es una de las personalidades más respetadas y veneradas del mundo. Si no volviera al tenis, nada alteraría lo que construyó desde que dio sus primeros pasos en el circuito, en 1998. Pero, afortunadamente, hay más: “Tengo la sensación de que mi carrera aún no ha terminado”. El deporte se lo agradece.

Llenará un lugar vacío que sólo él puede ocupar.