Federer llenará un vacío que sólo él puede ocupar