Fede Valverde, la sombra de Arturo Vidal

Agencia EFE
·3  min de lectura

Madrid, 3 nov (EFE).- El uruguayo Fede Valverde firmó contra el Inter de Milán otro partido de un despliegue físico envidiable, propio del fútbol actual, y cumpliendo a la perfección con la tarea que parecía haberle encargado su técnico, el francés Zinedine Zidane, de perseguir e incomodar al experimentado chileno Aturo Vidal.

El Real Madrid salió a presionar arriba al conjunto italiano desde el primer minuto, recuperando una de las señas de identidad con el galo en el banquillo que tantos réditos le ha dado, y lo hizo ya que se puso 2-0 arriba en el m.33, pero la fragilidad defensiva volvió a hacer mella en el trece veces campeón de Europa y tuvo que salvar los tres puntos en los últimos minutos.

Dentro del plan de Zidane, Valverde es un factor fundamental y este martes realizó una labor sin descanso, “hasta que me revienten las piernas”, como reconoció la pasada temporada tras una de sus grandes actuaciones. Fue la sombra de un Vidal que allí donde iba sentía la respiración de Fede.

Precisamente un robo del uruguayo al chileno provocó la primera ocasión del encuentro que finalmente se quedó en nada tras un mal centro de Lucas Vázquez, pero la circunstancia que la generó no dejó de repetirse en la primera mitad.

Un duelo entre dos futbolistas de diferentes épocas, 22 años Valverde y 33 Vidal, pero que comparten perfil y características: despliegue físico y llegada al área. Precisamente haciendo gala de esta última Vidal avisó al Madrid con un duro disparo desde fuera del área que se marchó al lateral derecho de la portería defendida por el belga Thibaut Courtois.

Minutos más tarde, en el 22, Fede demostró haber sido hecho con el mismo molde tras aparecer por sorpresa y disparar de primeras un balón del francés Karim Benzema, que se marchó alto por poco. Decepción en el rostro de Valverde por no volver a marcar, ya lo hizo el pasado sábado en el que fue el tercer gol para él esta temporada.

Una rabia que se le pasó pronto y siguió con su plan: presionar a Vidal hasta la extenuación. Fruto de la desesperación que provocó en el chileno, este entró a destiempo a Lucas Vázquez y el colegiado le mostró la cartulina amarilla en el m.43.

Cartulina que también vio Valverde en el m.61, pero que no le cortó a la hora de participar en el inicio de la jugada que acabó definiendo el partido. El uruguayo se arrancó a conducir el balón rompiendo líneas cuando el marcador reflejaba el 2-2 y le metió un balón en profundidad al brasileño Vinicius Junior, quien con una buena asistencia encontró a su compatriota Rodrygo Goes para que hiciera el 3-2 definitivo.

En un partido muy físico, Valverde se sintió como pez en el agua y demostró su superioridad en este aspecto con dicha acción que tiene gran importancia para su Real Madrid ya que concluye la tercera jornada de la fase de grupos de la Liga de Campeones en tercera posición de su grupo, empatado con el Shakhtar Donetsk.

Por su parte, el inter de los chilenos Arturo Vidal y Alexis Sánchez y el argentino Lautaro Martínez, que marcó un gol y dio una asistencia, se ve relegado a la última plaza con solo dos puntos.

(c) Agencia EFE