La faraónica adquisición navideña de Zlatan Ibrahimovic: compró un bosque por 3 millones de euros

LA NACION
·1  min de lectura

El futbolista sueco Zlatan Ibrahimovic, de 39 años años, no deja de sorprender dentro de las canchas con su estelar rendimiento, que ha llevado a su equipo, el A.C. Milan, a ocupar la primera posición de la Serie A. Con 10 goles en 14 partidos, Ibra no sólo es el máximo anotador de su equipo, sino factótum y símbolo del conjunto rossonero, al que retornó el año pasado tras una breve experiencia en la MLS.

Sin embargo, el lucimiento del jugador nórdico se extiende también fuera del terreno de juego, donde su extravagante personalidad llama la atención de propios y extraños al son de estridentes definiciones de sí mismo en las que no oculta amor propio ("soy egocéntrico", admitió recientemente el delantero).

Su excéntrica figura se materializa en adquisiciones a la altura de su leyenda, como su compra más reciente, la de un bosque ubicado en la zona de Are, Suecia, en la frontera con Noruega. Allí, "El León" ya cuenta con una casa de campo, que ahora quiso "complementar" con mil hectáreas de terreno obtenidas a cambio de tres millones de euros.

El objetivo del jugador, que aún se encuentra recuperándose de su lesión en el bíceps femoral de la rodilla izquierda (podría volver en enero), es poder moverse a gusto para desarrollar los pasatiempos que más disfruta: cazar, pescar y montar en moto de nieve.

Actualmente, su familia reside en Suecia, por lo que se estima que el regreso a su tierra, donde piensa retirarse, está más cerca de lo que los hinchas milaneses desearían.