Los abusos de una famosa academia de ballet que alentó a niños bailarines a fumar para mantenerse delgados

Bailarines de la Ópera Estatal de Viena. Una comisión especial, respaldada por el gobierno austriaco y que investiga las denuncias, acaba de concluir que la institución ha puesto en peligro el bienestar de sus niños. (Foto REUTERS/Leonhard Foeger)
Bailarines de la Ópera Estatal de Viena. Una comisión especial, respaldada por el gobierno austriaco y que investiga las denuncias, acaba de concluir que la institución ha puesto en peligro el bienestar de sus niños. (Foto REUTERS/Leonhard Foeger)

La Ópera Estatal de Viena sigue en el ojo del huracán tras el escándalo que ha removido sus cimientos desde abril pasado, cuando una investigación del semanario austriaco Falter denunció abusos físicos y mentales, así como agresiones sexuales, a niños y jóvenes que estudian en la afamada academia de ballet de Europa.

Ahora una comisión especial, respaldada por el gobierno austriaco y que investiga las denuncias, acaba de concluir que la institución ha puesto en peligro el bienestar de sus niños, al punto de alentarlos a fumar para mantenerse delgados, según reporte del diario The Guardian.

Susanne Reindl-Krauskopf, quien encabeza esta comisión especial de tres miembros, aseguró que allí aconsejaban a los estudiantes a que comenzaran a fumar para controlar su peso.

Según el dictamen, los estudiantes no recibieron la mejor atención médica, además de encontrar en la academia un “desprecio” general por el bienestar infantil.

“Está claro que los niños y adolescentes no han estado suficientemente protegidos contra la discriminación, el abandono y los efectos médicos negativos", indica el dictamen para el que se realizaron 16 audiencias y 24 entrevistas.

También el informe advirtió que las cargas de capacitación de los estudiantes estaban insuficientemente controladas, "poniendo en peligro su bienestar".

Reindl-Krauskopf expuso además que el francés Dominique Meyer, director de la Ópera Estatal de Viena, no cumplió plenamente con sus responsabilidades de supervisión.

Meyer, quien será el próximo director de la Scala de Italia el próximo año después de una década en Viena, había pedido una "investigación completa" cuando estalló este escándalo en abril pasado.

La Ópera Estatal de Viena dijo este martes que ya había reducido el número de actuaciones de los estudiantes, y que estudiaría el informe en detalle antes de dar una respuesta más completa.. (Foto REUTERS/Leonhard Foeger)
La Ópera Estatal de Viena dijo este martes que ya había reducido el número de actuaciones de los estudiantes, y que estudiaría el informe en detalle antes de dar una respuesta más completa.. (Foto REUTERS/Leonhard Foeger)

En respuesta a estos hallazgos, la Ópera Estatal de Viena dijo este martes que ya había reducido el número de actuaciones de los estudiantes, y que estudiaría el informe en detalle antes de dar una respuesta más completa.

Cambios tras las acusaciones

Después que estalló el escándalo la academia de Viena introdujo un curso para enseñar a sus estudiantes sobre nutrición e imagen corporal y contrató psicólogos para apoyarlos. Pero la comisión desestimó estas medidas por considerarlas insuficientes y tardías.

Esta academia fue creada en 1771 y es considerada como una de las más prestigiosas de Europa. Actualmente cuenta con 110 alumnos de entre 10 y 18 años.

Sus clases atraen a bailarines de todo el mundo. Varios de sus alumnos bailan para algunas de las compañías más famosas del mundo, como el Royal Ballet de Londres, el Mariinsky de San Petersburgo y el American Ballet Theatre de Nueva York .

El periódico semanal Falter publicó en abril pasado una investigación detallada que exponía métodos de enseñanzas del "siglo XIX" en sus aulas.

Según su artículo, los alumnos de la academia fueron golpeados, pateados, rasguñados hasta que sangraron, les tiraron del pelo y fueron sometidos a una serie de comentarios humillantes sobre sus cuerpos. Ninguno recibió apoyo psicológico o nutricional y algunos hasta llegaron a desarrollar bulimia o anorexia.

También en el escrito un alumno denunciaba a un maestro por agresión sexual. El docente ahora está suspendido a la espera de los resultados de una investigación de la fiscalía de Viena.

Jolantha Seyfried, exdirectora de la escuela, declaró a la revista que hay una "mentalidad de esclavos" dentro de la reconocida institución. Los alumnos solo son vistos como "una mercancía para la ópera", muy contrario a lo dice en su sitio web, donde se afirma que allí se “cuida especialmente el bienestar físico y emocional" de sus estudiantes.

"Los padres creen que están dejando a sus hijos en las manos más seguras posibles, pero simplemente no es cierto", dijo  Gabriele Haslinger, ex primera bailarina de la compañía al semanario que detonó el escándalo que aún mantiene en el ojo del huracán a la refinada academia de ballet de Viena.

Qué leer a continuación