La falta de gol de Álvaro Morata condena el proyecto de Simeone

Álvaro Morata disputa un balón contra Gerard Piqué. (Foto Rubén de la Fuente Pérez/NurPhoto via Getty Images)
Álvaro Morata disputa un balón contra Gerard Piqué. (Foto Rubén de la Fuente Pérez/NurPhoto via Getty Images)

El Atlético de Madrid de Diego Pablo Simeone es el conjunto que menos goles a favor suma de entre los primeros 14 clasificados de la Liga y su delantero estrella, Álvaro Morata, es el delantero con más ocasiones de gol claras falladas del campeonato (11). El dato es tan sorprendente como preocupante. Especialmente para un proyecto que vive de maximizar sus ocasiones al máximo y debe estar preparado para competir por todos los trofeos posibles.

Álvaro Morata nació para cabalgar al espacio, para chocar con defensas y sacar partido de situaciones límite en inferioridad numérica y cualitativa. Su mentalidad y su comprensión del juego, la capacidad de hacer muchas cosas desde la interpretación y la repetición era la adecuada para encajar en el exigente modelo de juego rojiblanco. Por eso el ‘Cholo’ decidió acometer su fichaje pese a las dudas previas que había levantado en su paso por el Chelsea de Antonio Conte.

Sin embargo, a Simeone se le está quedando muy corto el ex del Real Madrid por diversas razones. La falta de confianza, acierto y química a la hora de formar una sociedad con otro delantero está limitando su rendimiento y, con ello, las posibilidades ofensivas del Atlético de Madrid. De este modo cabe destacar un punto importante: Morata no es Diego Costa en su punto más álgido. Necesita del colectivo para ser determinante.

De este modo cabe destacar que el ‘22’ colchonero se está encontrando con un ecosistema positivo, incluso idóneo, para llevarse el botín, pero la persiana se le ha bajado desde el inicio del curso. Con Renan Lodi por la izquierda y Kieran Trippier por la derecha en el papel de aportar la profundidad necesaria al sistema, el delantero español debería tener muchas facilidades para aprovechar los centros laterales, pero no atina. Con 7 goles en 12 partidos entre Liga y Copa de Europa, Morata se sitúa como el máximo artillero del club, lo que ilustra la falta de gol que padece el equipo.

El poco acierto a la hora de definir está repercutiendo en una alarmante baja confianza que está hipotecando el proyecto de Simeone. Si a la poca determinación que está demostrando el delantero de la selección española se le suma la irregularidad de Diego Costa, Vitolo y Correa, además del proceso de adaptación en el que se encuentra Joao Félix, el problema es mayúsculo para el club. El único remedio si no se acude al mercado invernal es generar más, dotar de mejor ocasiones a sus verdugos, pero la solución no parece sencilla.

En este sentido, se está atacando mucho y de manera continua al técnico argentino, pero analizando los datos es una decisión injusta y pasional. Si bien el equipo podría generar más ocasiones de gol, tan solo dispara 3.4 veces a portería por partido en Liga, el problema es de acierto, puesto que su equipo siempre se ha catalogado por sacar petróleo con muy poco.

Los delanteros viven de rachas, de momentos de confianza. Álvaro Morata lo debe saber mejor que nadie. Como dijo Ruud Van Nistelrooy “los goles son como los botes de ketchup, golpeas y golpeas y no sale y cuando cae, sale todo de golpe. Veremos si el delantero del Atlético de Madrid es capaz de abrir la lata y demostrar a Simeone que, pese al bajo nivel de Diego Costa, puede confiar en su otro estilete para competir por todo o, si en cambio, el club deberá acudir al supermercado.


Más historias que te pueden interesar:

Qué leer a continuación