A falta de artilleros en Boca, Luis Vázquez hizo cuatro goles en la reserva, el Consejo se lo aseguró y Miguel Russo lo tiene apuntado

Franco Tossi
·5  min de lectura
Luis Vázquez hace goles en la reserva y aparece como interesante opción para la primera.
Boca Juniors Oficial

Se fue Ramón Ábila, Franco Soldano cumple otra función, Mauro Zárate y Carlos Tevez no son números 9... Boca está sintiendo la falta de un centrodelantero. Tuvo muy buenos en su historia, pero ahora, en busca de su séptima Copa Libertadores, se quedó sin la referencia de área. Por eso mira a lo que tiene a mano entre sus productos.

La sonrisa de Luis Vázquez en La Quemita durante la mañana de este viernes tiene como argumento no sólo sus cuatro tantos en el 4-1 de la reserva, dirigida por Sebastián Battaglia, a Huracán, sino también el momento que atraviesa el goleador en esa categoría y una linda semana personal, en la que fue protagonista durante varios días. Vázquez es un tanque al que Miguel Ángel Russo va dándole minutos en el primer equipo ante la necesidad.

Dos del póquer de goles que cosechó fueron mediante grandes cabezazos orientados al segundo palo, bien lejos de las manos del arquero, y uno fue de zurda, un bombazo imposible de retener. Con un detalle: Vázquez es diestro. En el predio de Ezeiza le ven mucho potencial debido a su sentido de ubicación en el área y a que es buen cabeceador y un tiempista que sabe cuándo y cómo recibir la pelota.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En contraste con su función, quedó en evidencia en las transmisiones televisivas del campeonato de la reserva su ineficacia en aquellas situaciones en las que le sobraron recorrido y tiempo y, por ende, aquéllas en las que debió pensar qué hacer. En cambio, cuando la resolución precisa inmediatez, el muchacho de 20 años cumplidos en enero resulta letal.

El día en que River y Boca pensaron dejar la Copa Libertadores para jugar en la Superliga

Esa manera eficaz de manejarse en el área quizás sea lo que más gusta de Vázquez en el cuerpo técnico de la primera e ilusiona al Consejo de Fútbol, liderado por Juan Román Riquelme, justo en meses de intensa búsqueda para contratar a un centrodelantero de jerarquía. Este cuarteto de goles no cambiará el horizonte, pero Vázquez da a entender que el club tiene un 9 que puede colaborar con el anhelo de obtener la Copa Libertadores.

De hecho, en el 1-0 del debut en el certamen sobre The Strongest, Russo decidió su ingreso para los últimos cinco minutos en la altura de La Paz. Un contexto complicado, en el que el director técnico apostó por él para liquidar el partido. El chico asustó a todos con una infracción en el borde del área sobre la hora (fue amonestado), pero aquello quedó en una anécdota. Esa breve participación se sumó a los 4 minutos de su debut en la primera, contra Huracán (3-0 por la Copa Diego Maradona); los 11 frente a Sarmiento (1-1) por la Copa de la Liga Profesional, y los 87 por la Copa Argentina ante Claypole (2-1), cuando fue por primera vez titular.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Una muestra de lo que el atacante empieza a implicar para los dirigentes es que el lunes extendió su contracto hasta 2025. La directiva entendió que a un chico que acumula 12 goles en 11 encuentros de la reserva no se debe pasarlo por alto. “Estoy muy contento. Estar en este club me gusta muchísimo y estoy feliz de saber que voy a estar acá por un buen tiempo. Voy a tratar de disfrutarlo al máximo”, contó quien este viernes fue capitán de la reserva en La Quemita.

Boca: los juveniles comienzan a pisar fuerte y le rinden a Miguel Ángel Russo en la Copa Libertadores

Su participación en Boca no se inició durante el mandato de estas autoridades. Oscar Regenhardt, ex coordinador de las divisiones inferiores, puso el ojo en él hace más de dos años y Nicolás Burdisso, director deportivo durante el final de la gestión de Daniel Angelici, se adelantó a todos los otros clubes interesados, incluido River, y lo incorporó a Boca desde Patronato a mediados de 2019. Vázquez ya había debutado en la primera, en el conjunto de Paraná, por la Copa Argentina. El club xeneize adquirió por 600.000 dólares 60% de la ficha.

El delantero, además, ya era mirado por Fernando Batista, entrenador de los seleccionados argentinos juveniles más avanzados en edad, cuando aún no se había ido del Patrón. La intención de Bocha era citarlo para el Sudamericano sub 20 de Colombia, que por la pandemia fue pospuesto.

Vázquez en acción durante el partido en que River se impuso en el superclásico de la reserva por 1 a 0.
Javier García Martino/Prensa Boca


Vázquez en acción durante el partido en que River se impuso en el superclásico de la reserva por 1 a 0. (Javier García Martino/Prensa Boca/)

Claro está que al equipo de Russo le hacen falta artilleros. Carlos Tevez recuperó su nivel y se amigó con el arco de la mano del actual entrenador, pero durante estos meses perdió poder de gol respecto al inicio del ciclo, cuando marcó 11 tantos en 16 encuentros. En los posteriores 16 en los que participó, hizo apenas dos. Por supuesto que es intocable.

A eso hay que agregarle la salida de Wanchope Ábila (era el jugador de mejor promedio de goles del plantel), en préstamo a Minnesota United, de Estados Unidos; los pocos goles que cuenta Franco Soldano con la camiseta azul y oro (4 en 44 encuentros) y que Mauro Zárate no terminar de encontrar su lugar, entre lesiones y un rendimiento muy irregular. En ese contexto, la apuesta por Vázquez y sus 20 años no aparece alocada en absoluto.