De fallas técnicas al quinto sitio

·2  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 28 (EL UNIVERSAL).- El mexicano Sergio "Checo" Pérez tuvo un arranque prometedor con Red Bull. Checo no terminó sobre el podio del Gran Premio de Bahrein, pero partió desde el pitlane –por una falla eléctrica en su RB16– y concluyó quinto sobre el Circuito de Sakhir.

Una carrera complicada para el tapatío, que carga con grandes expectativas para esta campaña al tener un monoplaza potente para competir durante el 2021.

En la vuelta de calentamiento, el bólido del tricolor se detuvo, la máquina se apagó y se quedó parado sobre la pista. Incluso, el propio "Checo" no supo lo qué pasó cuando se comunicó por el radio de la escudería.

El auto casi fue removido del Circuito de Sakhir pero alcanzó a prender, mientras el resto de los autos dieron una vuelta más de práctica; sin embargo, Pérez ya no arrancó desde la posición undécima, sino desde la última debido a que tuvo que empezar la carrera desde el pitlane.

La estrategia del equipo fue que pasara a los boxes en la tercera vuelta. Cuando la mayoría de las escuderías cambiaron neumáticos, la máquina austriaca del mexicano lo metió hasta una posición dentro del podio de la carrera momentáneamente.

Pérez todavía pasó en otro par de ocasiones a los pits, con gran ritmo por parte del staff de Red Bull que no retrasó al tricolor. El mexicano rebasó a los dos Ferrari, al McLaren de Daniel Ricciardo y su excoequipero, Lance Stroll. Al único que no pudo superar fue a Lando Norris, por lo que firmó el quinto sitio en Bahrein.

El ganador fue Lewis Hamilton (Mercedes), quien estuvo acompañado en el podio por Max Verstappen (Red Bull) y su coequipero en las flechas plateadas, Valtteri Bottas.

Ocho puntos para el tricolor, en su debut con Red Bull, en una remontada que recargó de confianza a la organización para que "Checo" también se mantenga en la competencia durante la temporada 2021.