Facundo Campazzo merodeó el triple-doble y Denver Nuggets ahora le gana la serie a Portland Trail Blazers

  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
·3  min de lectura
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
  • Disculpa el inconveniente.
    Algo salió mal.
    Inténtalo de nuevo más tarde.
Facundo Campazzo intenta una bandeja en la victoria de Denver Nuggets sobre Portland por 120 a 115 como visitante en los playoffs de la NBA; de fondo, Jusuf Nurkic, el esloveno de 2,11 metros ante quien el cordobés puso su metro 78 para quitarle el balón por falta ofensiva.
Craig Mitchelldyer

A fines del tercer cuarto, Facundo Campazzo encendía la alarma que en la NBA llaman “triple-double alert”. Sus números, que entonces eran 8 tantos, 8 rebotes y 7 pases-gol, lo perfilaban como para que terminara consiguiendo cifras de dos dígitos en tres rubros de su planilla, algo que jamás había logrado un argentino en la NBA, tanto en la etapa regular como en los playoffs. Y algo que sigue pendiente para jugadores del país subcampeón mundial en básquetbol.

El cordobés aumentó algunos números en el último período pero no llegó a ese mérito estadístico que tanto se valora en la mejor liga del planeta, y concluyó con 11 puntos, 8 rebotes, 8 asistencias, 2 robos, 1 bloqueo y 3 pérdidas en 32 minutos durante la importante victoria de Denver Nuggets por 120 a 115 sobre Portland Trail Blazers. Importante por la condición de visitante, por pasar al frente en la serie de la primera rueda de playoffs de la Conferencia del Oeste y sobre todo por haber recuperado la ventaja de localía en la serie, robada por el conjunto de Oregón en el encuentro inicial.

Compacto de la actuación de Campazzo vs. Portland (Falta Técnica)

Nuevamente fue titular Campazzo. Empezó muy bien, con 5 tantos en menos de 3 minutos, producto de un triple y un doble. Los rebotes y las asistencias se apilaban en su productiva primera mitad, que Denver cerró al frente por 64 a 59.

“Facu está en todos lados”

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

El rendimiento del base se frenó en el tercer cuarto, cuando su efectividad en lanzamientos empezó a caer. Terminó con un acierto en tres intentos de dobles y dos pelotas embocadas en seis disparos de tres puntos, algo por debajo de una eficacia promedio, en ambos casos. Volvió a ser altamente eficiente en los libres, con cuatro sobre cinco, pero ese yerro le interrumpió una larga serie de aciertos que habían llevado su porcentaje de simples en la temporada a nada menos que 88 (quedó con 87,3%, producto de 83 sobre 95).

“Pasan cosas buenas cuando @facucampazzo tiene la pelota”

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

En el cierre fue valioso el número 7, con un robo y tres libres convertidos sobre cuatro. Cuando quedaban 30 segundos parecía que se daría un cómodo desenlace para Nuggets, que se imponía por 115 a 106, pero Portland pidió varios tiempos muertos y redujo la brecha a fuerza de triples y de cortes del reloj mediante infracciones inmediatas en los saques.

“Facu es todos nosotros ahora”

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Como siempre, resultó fundamental Nikola Jokic, autor de 36 tantos, 10 recobres y 5 pases-gol, en 35 minutos. Austin Rivers lo acompañó con 21 puntos y hubo 15 de Michael Porter Jr. y 13 de Aaron Gordon. En Trail Blazers volvió a sobresalir su gran estrella, Damian Lillard, con 37 tantos en 39 minutos.

Fórmula 1. Luego de cuatro días, Mercedes logró quitar la rueda y supo qué falló

Tal cual acostumbra con su repertorio, Campazzo ofreció algunas asistencias de alta categoría, como una sin mirar a Jokic y otra, en reversa, a Gordon. Además, cuando el tanteador estaba 91-91 a falta de 6m40s, robó un balón y con un pase rápido, arriesgado y preciso evitó perderlo por salir de la cancha a raíz de la inercia. Además, en el tercer cuarto puso su pequeño cuerpo (1,78 metros, 88 kilos) para que fuera atropellado por el gigante Jusuf Nurkic, de 2,11 metros y 131 kilos, y así, recibiendo una falta en ataque, robar la posesión. Algo propio de “un tipo que quiere ganar”, según el comentarista de la transmisión televisiva.

Sorteo: tres gigantes de un lado del cuadro de Roland Garros, y el rival en el debut de Schwartzman

El próximo capítulo de la serie tendrá lugar este sábado, a las 17 de Buenos Aires, nuevamente en el estadio de Portland. En caso de vencer Denver, quedará match point en el emparejamiento.