Facundo Campazzo: del arranque pésimo a un final con fiesta, en el alocado triunfo de Denver sobre Memphis en dos suplementarios

José Luis Domínguez
·4  min de lectura
Campazzo, en acción
AFP

El del lunes por la noche fue el partido número 50 de Facundo Campazzo como jugador en la NBA. Y fue una noche singular, porque volvió a ser titular, porque tuvo un arranque flojísimo, erró mucho en ataque, cometió varias pérdidas y se cargó de faltas, y al fin de cuentas, apareció en el tramo final con varias acciones para colaborar con la remontada de Denver, que jugó muy mal por varios pasajes, pero terminó festejando un increíble triunfo por 139-137 sobre Memphis, luego de dos suplementarios. Todo eso, dentro de un mismo encuentro.

Las estadísticas, que no siempre indican todo lo que un jugador puede influir dentro de un encuentro, señalan que Campazzo jugó 35 minutos y anotó apenas 3 puntos, con apenas 1/7 en triples y 0/1 en dobles, en una noche en la que el cordobés se peleó con el aro. Además, aportó 3 rebotes, 2 asistencias y un robo, todo esto en el último tramo, justo cuando los Nuggets más lo necesitaban por su aporte defensivo dentro de un equipo en el que las marcaciones no son precisamente un punto fuerte. En el saldo negativo, 3 pérdidas y 5 faltas.

El entredicho de la “peste” Campazzo con una estrella de la NBA durante el triunfo de Denver Nuggets

Al mismo tiempo, es lógico -y justo- que las luces recaigan sobre Nikola Jokic. El serbio se ganó con creces el párrafo aparte con 47 puntos, 15 rebotes y 8 asistencias. Y aunque esta vez no llegó al triple-doble, el pivot se echó a Denver al hombro en el momento más caliente del partido, en los minutos en que la franquicia de Colorado precisaba su talento para revertir una noche que pintaba muy oscura: aportó 13 puntos en los 10 minutos suplementarios.

En la noche del lunes, el comienzo parecía indicar que Campazzo iba a tener su peor jornada en la liga norteamericana de básquetbol. Nuevamente el cordobés fue titular, pero pronto quedaría en evidencia el mal arranque con un primer cuarto en el que jugó 7m47s , con dos triples errados desde muy buena posición, y con problemas para la marca de Ja Morant. Y eso que Denver había empezado muy bien (13-4), con un buen aporte de Will Barton. Pero Memphis creció; De’Anthony Melton se lució en el cierre del primer parcial con cuatro triples para dejar al frente a los Grizzlies por 35-27, más el aporte involuntario de los Nuggets, con 11 pérdidas en ese pasaje a puro error no forzado.

Mejoró algo Denver en el segundo cuarto, con el ingreso de la segunda unidad, con un buen aporte de Paul Millsap, que sumó 10 puntos en un parcial de 14-2 que emparejó el resultado. Campazzo volvió a entrar sobre el cierre sin nada para destacar. La mala noche de los Nuggets, que en la mitad del partido ya sumaban 25 pérdidas, abarcaba también a Michael Porter Jr y a Aaron Gordon.

Volvió Campazzo en el tercer cuarto y nuevamente le costó en la parte ofensiva, aunque su insistencia le permitió anotar el primer y único triple de la noche en el sexto intento, desde una de las esquinas, para dejar a los Nuggets siete abajo (65-72) en la cuenta. Luego volvió a trenzarse en la defensa de Ja Morant, con el que ganó y perdió. Pero la mejoría defensiva del cordobés no era suficiente, porque Morant fue vital en los 35 puntos que Memphis logró en este tramo, en el que los Grizzlies llegaban con cierta facilidad al tablero de los Nuggets.

Facundo Campazzo intenta una asistencia bajo el aro; el número 7 de los Denver Nuggets tuvo una noche con números poco propicios
AFP


Facundo Campazzo intenta una asistencia bajo el aro; el número 7 de los Denver Nuggets tuvo una noche con números poco propicios (AFP/)

En una noche errática, Denver remaba contra la corriente. Morant, en plena confianza, alcanzaba el doble-doble (terminó con 36 puntos y 12 asistencias), pero al mismo tiempo Memphis pareció encomendarse en exceso a lo que pudiera hacer su base, marcado por Campazzo.

Con mucha determinación y un afán defensivo capaz de contagiar a cualquiera, el cordobés le provocó una pérdida a Morant, que falló la pelota para ganar en el cierre, forzó una falta en ataque de Allen, y los Nuggets llevaban al suplementario un partido en el que caían por 114-107 a dos minutos del final. Acciones que no aparecen en la planilla de estadísticas, pero que son importantes. Así lo debe haber entendido también Mike Malone, que sostenía al argentino en el terreno, a pesar de que no tenía una noche propicia en ataque.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

¿Qué pasó en los suplementarios? Denver volvía a estar contra las cuerdas, porque Memphis llegó a estar arriba por 125-120 con 9 puntos seguidos de Ja Morant, pero el base no pudo sumar más en el cierre; un triple de Will Barton a 12 segundos del cierre alcanzó para empatar en 125. Los Grizzlies acusaron el impacto. Jokic revirtió la cuenta con dos dobles conseguidos a pura batalla bajo el tablero, Campazzo aportó un robo y asistencia en la misma jugada para otro triple de Barton (132-132) y el enorme Jokic selló la victoria con un triple en el que quedó libre de marcas. Y lo que era una de las peores noches del cordobés terminó con el reconocimiento a su sacrificio y su entrega defensiva.