Facundo Bagnis: no pudo festejar en la final del ATP de Santiago, pero cerró una semana inolvidable y una gran gira sudamericana

José Luis Domínguez
·5  min de lectura
Facundo Bagnis, en Chile, en su primera final ATP
Rydell/Aljaro - Chile Open

Para el tenis argentino, se cerró una excelente gira sudamericana de canchas lentas, como para ratificar la importancia de que haya torneos en la región para que los jugadores de nuestro país sumen puntos, experiencia e ingresos. Fue campeón Juan Manuel Cerúndolo en Córdoba, festejó Diego Schwartzman en Buenos Aires, y estuvo muy cerca Facundo Bagnis en Santiago de Chile. De la juventud del ganador en el Kempes a la primera final en el nivel ATP del zurdo rosarino a los 31 años, se expuso un abanico de promesas y realidades, con resultados muy valiosos.

Boca - River, a mano: igualaron 1 a 1 en un Superclásico intenso

Bagnis, en la mejor semana de su carrera, se dio el gusto de alcanzar la definición en Santiago. De los 38 jugadores argentinos que alcanzaron al menos una vez una final ATP en la era abierta (desde 1968), el zurdo rosarino es el de mayor edad en lograrlo, con 31 años y 15 días. No le alcanzó para superar a Cristian Garín: el chileno, 22° del mundo, mostró rasgos de su jerarquía y desequilibró en los momentos decisivos para imponerse por 6-4, 6-7 (3-7) y 7-5, en 2 horas y 35 minutos. Para Garín, entrenado por Franco Davin, pero acompañado en Santiago por Luis Lobo, se trató del quinto título de su carrera.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Bagnis comenzó la final en muy buena forma, con la misma seguridad que había mostrado a lo largo de la semana. El zurdo empezó también con un alto porcentaje de primeros servicios, factor decisivo para no verse presionado con el saque, y con la devolución intentó atacar a Garín, que salvó un punto de quiebre en el cuarto game. El chileno resistió y esperó su ocasión, que llegó en el decisivo séptimo juego: allí quebró el saque del argentino para empezar a marcar distancias. El número 22 del mundo cerró sin apremios el primer set con un certero ace, un saque abierto que dejó sin chances a su rival. El encuentro se hizo parejo en el segundo parcial, con un par de quiebres por lado. Bagnis buscó ser más agresivo, y esa determinación le dio frutos en el tie-break, donde su juego de ataque le permitió sacar diferencias temprano (5-1). Garín dejó una derecha en la red y la final se estiró a un tercer parcial. Allí, el chileno siempre estuvo más cerca. El argentino tuvo su chance cuando el local quedó 5-5 y 15-40 con su saque. Pero allí apareció la categoría de Garín, que salvó el primer break con un ace, y el segundo con una derecha ganadora cruzada. Ya no habría más ocasiones para Bagnis, porque después el chileno presionó, quebró y se llevó la final.

La volea de Bagnis frente a Garín; el zurdo dio batalla, pero no le alcanzó
Rydell/Aljaro - Chile Open


La volea de Bagnis frente a Garín; el zurdo dio batalla, pero no le alcanzó (Rydell/Aljaro - Chile Open/)

“Estoy triste, pero seguro dentro de un tiempo voy a tomar dimensión de lo que fue esta semana y seguramente lo recordaré de forma positiva”, contó Bagnis durante la entrega de premios y muy emocionado, al borde de las lágrimas. Aun sin ganar el título, el rosarino dio un buen salto de 14 posiciones en el ranking, y desde este lunes quedará en el puesto 104°, muy cerca de volver al Top 100.

Ángel Di María, obligado a dejar la cancha por un robo en su casa

“Cuando gané el segundo set, empecé a verlo más parejo, con otros ojos. En ese 15-40 lo vi cerca, pero fue una lástima. Por otro lado, había tenido varias desventajas, estuve quiebre abajo también en el segundo. Duele un poco porque se estuvo cerca, pero dentro de un tiempo voy a poder hacer un buen balance de esta semana. Confiaba mucho en mí, en el trabajo que venía haciendo. Son partidos, hay que sacar el lado bueno y seguir trabajando, aprovechar este envión para recargar energía y confianza. Todavía falta para conseguir mis objetivos”, amplió Bagnis, que es entrenado por Wally Grinovero.

Bagnis y Garín durante la premiación del Chile Open
Chile Open/ Rydell/Aljaro


Bagnis y Garín durante la premiación del Chile Open (Chile Open/ Rydell/Aljaro/)

El zurdo, que hace un par de semanas había disputado su primera semifinal ATP en Córdoba, destacó: “En el tenis influye mucho lo psicológico, lo trabajamos y así puedo desplegar bien mi juego, de una manera muy buena como sucedió durante esta semana, sólo faltó un poquito en la final. Uno encuentra la gratificación y ve que el trabajo paga, pero también uno siempre quiero un poco más, ganar más trofeos, más plata, como también tener en cuenta que Djokovic hay uno solo. Por eso también valoro otras cosas, como el equipo que pude armar y lo que estoy consiguiendo”. El próximo objetivo será tratar de asegurar el ingreso directo a Roland Garros, ya que quedó muy cerca de estar entre los que se entran en el segundo Grand Slam del año sin tener que pasar por la exigente clasificación.

Aun sin ser campeón, Bagnis redondeó una gran gira sudamericana. Compañero de generación de Federico Delbonis y Guido Pella, llegó a rondar el Top 50 (fue 55° a fines de 2016) tras sumar desde el circuito de Challengers. Ahora, en un renovado tramo de su carrera, vuelve a incursionar en el exigente nivel ATP, y demostrar que en el tenis de estos tiempos no hay límite de edades para sentirse vigente.