Fabián: "El fútbol de calle me hizo más pícaro"

·10  min de lectura

Las Rozas (Madrid), 2 jun (EFE).- Fabián Ruiz se siente representante en la elite del fútbol de calle en el que se crió en Los Palacios y Villafranca. Jugar rodeado de mayores impulsó sus habilidades, le hizo "más pícaro". El sacrificio de sus inicios marcan el paso de un futbolista asentado en la selección, que triunfa en el Nápoles y encara en la Eurocopa 2020 su primera gran experiencia con la absoluta. Con él en el campo, nunca perdió.

Fabián es el fútbol de barrio en la elite. Sus quiebros y la pillería en cualquier cancha improvisada jugando un rey de la pista. Orgulloso de su origen, lo recuerda en una entrevista con Efe en la que sueña en voz alta. Ve a España capacitada para volver a reinar en Europa. Sin Sergio Ramos, convencido de que volverá y que mientras tanto hay suficientes líderes en el vestuario como para añorar su figura. Feliz en el Nápoles, siente como "recompensa" que se ligue su nombre a grandes clubes españoles pero, de momento, por su cabeza no pasa volver.

Pregunta: Su éxito va ligado al esfuerzo de una figura básica como el de una madre.

Respuesta: Ella ha sido un pilar fundamental, de pequeño tiró de nosotros, de mí y de mis hermanos. Sin ella no hubiese sido posible llegar donde he llegado porque era muy difícil hacer el sacrificio que ella hacía estando sola, sacar a tres hijos adelante, cada uno con sus estudios y sus cosas, llevarme todos los días a entrenar después de trabajar sin apenas comer, dormir, con un salario que no le daba para todo y lo logró. Cada éxito, cada partido, cada logro va dedicado a ella.

P: La camiseta del debut en una Eurocopa ya tiene dueña.

R: Todas las primeras cosas, las bonitas y más importantes, siempre se las daré a ella. Soy una persona muy familiar, muy 'madrero', siempre intento estar cerca de ella en las vacaciones regresando a casa y cada día libre intento viajar para estar cerca de ella porque sufre al tenerme lejos. Siempre estamos en contacto.

P: ¿Quién le da el equilibrio?

R: De pequeño aprendí rápido por las circunstancias en las que viví. Tuve que aprender. Entre mi hermano mayor y mi madre me han mantenido los pies en el suelo. Cada año que daba un paso más, los dos son los que siempre me solían explicar las cosas para que no se me subiera a la cabeza. Entre ellos dos me han mantenido ahí.

P: ¿Se ha perdido el fútbol de calle en el que se crió?

R: La verdad que ha cambiado mucho la situación. En mi caso era salir del colegio, comía rapidísimo y ya le estaba pidiendo a mi hermano salir a la calle para jugar. Él es mayor 6 años pero iba con sus amigos y en esa edad se notaba mucho porque yo apenas tenía 7. Jugando con ellos siempre se pedían al niño y yo aprendí mucho de jugar con gente mayor en la calle. Me sirvió de cara al futuro.

P: ¿Qué siente que le aportó?

R: Aprender rápido al jugar con gente más grande, el hacerme fuerte, no tener ese miedo de pequeño cuando te enfrentas a gente mayor. Me lo quité gracias a la calle porque jugaba con gente de todas las edades, hasta de 30 años. Iba a la pista a jugar y aprendí mucho de la picardía de los más grandes, que saben más que tú y cuando llegas a un club eres líder, más pícaro.

P: Se ha perdido ese fútbol de calle en el que se crió, ¿se siente representante de él en la elite?

R: Sí, claro. Al final tantos años haciendo lo mismo aprendes y no se olvida. Se echa de menos ir por la calle y ver niños jugando en los parques y las pistas de fútbol. Cuando voy por el pueblo antes estaban llenos de niños jugando con la pelota y ahora los ves con el móvil, sin hablar entre ellos. Se echa en falta pero la vida evoluciona y cambia. Yo cada vez que voy recuerdo los viejos tiempos con los amigos.

P: A los 18 años ya debutaba con el Betis.

R: Doy un paso grande siendo pequeño y a la vez difícil porque todavía no había desarrollado toda la madurez que me hacía falta. Pero aprendí mucho. Después me fui cedido a Elche, que es donde me convierto en un gran jugador y vuelvo ya para quedarme en el Betis. Aprendí mucho.

P: Y muy joven encara un cambio radical: a Italia.

R: Cambié de todo, de idioma, de país, de cultura, de fútbol, pero de todo se aprende. Los primeros meses lo pasé mal por el idioma, la gente, me encontraba solo, pero con la ayuda del club, de jugadores y familia me adapté fácil y pude aprender rápido.

P: En la selección está bendecido: once partidos y siempre que ha jugado no ha perdido.

R: Esperemos que siga así y que cada vez que juegue no perdamos. Es importante ese dato pero sobre todo contento porque de pequeño sueñas con la selección pero lo ves muy lejano. No imaginas que un día puedas estar representando a tu país y, al final, cuando me llegó la oportunidad vivía un sueño, no me lo creía. Cuando llegué es un día que nunca olvidaré, lo había luchado durante toda mi vida y recogía esos frutos.

P: ¿Tiene las mismas sensaciones ahora con la primera llamada para un primer gran torneo con la absoluta?

R: Si te digo la verdad cada convocatoria la vivo igual, con nervios, esperando la llamada. Iba en el avión tras las vacaciones para casa, con el móvil, sudando las manos, esperando la convocatoria. Es una cosa que no se vive todos los días. Una Eurocopa con tu país es lo más bonito.

P: Lo extraño es que los jugadores no lo sepan antes de ver al seleccionador dar los nombres.

R: Al final es lo bonito también, que nadie sepa nada y estés esperando la llamada. Es bonito verlo en directo, saber que estás en duda porque hay tantos jugadores buenos españoles y estás en tensión hasta el último segundo. Una vez que sale tu nombre no imaginas la alegría.

P: Ha encontrado la continuidad que necesita un futbolista.

R: La primera llamada fue con Luis Enrique pero no pude estar ni un día porque me tuvieron que ingresar (gripe A). La segunda convocatoria ya estaba Robert Moreno y muy bien con él, fue el que me hizo debutar y me dio la titularidad en el segundo partido. Me dio confianza, era la segunda vez que venía y me puso de titular en el Bernabéu. Luis me ha llamado siempre en todas las convocatorias, he tenido continuidad y me encuentro muy bien con él. Esperamos hacer una buena Eurocopa.

P: ¿Cómo es Luis Enrique en el día a día?

R: Es un apasionado, pasa el día pensando en fútbol, es una persona muy cercana y a nosotros nos viene muy bien, habla a diario en los entrenamientos con todos, te pregunta cosas. Te da tranquilidad saber que tu seleccionador está ahí siempre. Como entrenador le encanta tener la pelota, presionar, jugar desde atrás. El equipo que tenemos y los jugadores que venimos servimos para esa idea. Es un seleccionador que nos gusta mucho.

P: Ha tenido que tomar una decisión muy difícil con Sergio Ramos.

R: Al final tiene el récord de partidos de España y ha venido siempre. Al principio te llama la atención porque es una persona que ha estado durante todo este año y que no esté en la Eurocopa... pero son decisiones difíciles que hay que tomar en la vida. Esto sigue y seguro que Sergio seguirá trabajando para venir a la próxima.

P: Ramos ejerce un liderazgo particular dentro del vestuario como capitán. ¿Quién ocupa ese vacío?

R: Tenía un carácter fuerte, era un líder, pero por fortuna tenemos un equipo muy bueno en el que nos llevamos muy bien, somos un grupo extraordinario y hay gente que lleva muchísimo tiempo, que han vivido todo este tiempo con él como Busquets, Jordi Alba, De Gea o Thiago, gente que lleva muchos años y partidos con la selección que también tienen esa personalidad, no igual de fuerte que Sergio que es una persona distinta, pero entre todos formamos un gran grupo

P: ¿Qué papel va a tener España en la Eurocopa?

R: El mejor siempre, una Eurocopa es muy difícil porque hay selecciones muy buenas pero tenemos un gran equipo, podemos hacer muy buenas cosas y esperamos llegar lo más lejos posible. Así lo vamos a intentar en cada partido.

P: Los éxitos hizo que se señalase a España como la gran favorita pero tras los últimos torneos ha cambiado. ¿Puede venir bien?

R: En el fútbol al final es muy difícil ganar muchos títulos seguidos. Lo que hizo España fue extraordinario. Es verdad que desde 2012 no se gana nada y te tachan de las favoritas pero nosotros no pensamos en eso, solo en hacer lo que sabemos para dar una alegría a nuestro país.

P: ¿Cuál es la verdadera identidad de España, la arrolladora que vapulea a Alemania o la que sufre para ganar a Georgia?

R: No sabría decir, en cada partido hemos intentado jugar de nuestra manera, tener la pelota, presionar alto... al final Alemania y Georgia son selecciones distintas, una te intenta presionar abierta y te deja más espacios, otra se encierra atrás y es muy difícil crearle ocasiones. No sé cómo nos van a salir a jugar en la Eurocopa. Cada partido será diferente y ganar es lo más importante. Cuanto más goles mejor, pero con ganar estaríamos contentos.

P: La mitad de los 24 elegidos jugáis fuera de España. ¿Hace perder arraigo?

R: Al final cada jugador busca su trabajo donde hay posibilidades. Es verdad que somos muchos los que estamos fuera pero con la selección nos ponemos la misma camiseta y todo el país está con nosotros. Eso no cambia nada. Jugaremos en Sevilla y los sevillistas y béticos nos animarán a muerte.

P: ¿Futbolísticamente enriquece a la selección lo que van adquiriendo de estilos de fútbol distintos de cada país?

R: Para eso está el seleccionador, para ver las dificultades de cada liga y cada cosa que aprendes fuera. Decide llamar a los jugadores en base al fútbol que desarrollan cada año. En cada país se aprende una cosa y aquí en conjunto beneficia.

P: Para Fabián debe haber pocas cosas más especiales que una Eurocopa en Sevilla.

R: Imaginarme un sueño perfecto no sería igual como el de ahora, poder jugar una Eurocopa con España en casa con mi gente, ante mi familia y seres queridos, será lo más bonito que podré vivir. Espero que salga bien todo, que sea una alegría y podamos celebrarlo en Sevilla.

P: ¿En qué momento personal llega? Su nombre se liga a clubes de la entidad del Atlético de Madrid y siempre está en la lista de los grandes para un regreso a España.

R: Soy feliz en Nápoles, es una ciudad muy peculiar que me recuerda mucho a Sevilla porque su gente es muy familiar y calurosa, sigue el fútbol a muerte. He hecho muy buenos amigos y estoy muy contento allí. Tengo todavía dos años de contrato y ahora solo pienso en hacerlo bien con la selección porque es lo importante para mi y para mi futuro. Es bonito que hablen de ti y que se una tu nombre a grandes clubes, es una recompensa al trabajo que vienes haciendo durante años pero sabes como es esto, un día te relacionan con un equipo y otro día con otro.

P: ¿Con qué mentalidad encara la Eurocopa?

R: El sueño mío y el de todos es levantar la Eurocopa, para eso vamos, para darle este título al país que merece desde hace mucho tiempo.

Roberto Morales

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.