La F1 presenta pérdidas por más de 100 millones de dólares

Adam Cooper
·4  min de lectura

El Grupo F1 obtuvo unos ingresos de 597 millones de dólares de julio a septiembre, frente a los 633 millones de 2019.

También declaró una pérdida de explotación de 104 millones de dólares en el mencionado período, tras haber obtenido un beneficio de 32 millones de dólares el año pasado.

Los ingresos por las tasas de las carreras, la TV y el patrocinio se asignan a proporcionalmente por trimestre, reflejando el número de carreras que tienen lugar durante el período.

Por lo tanto, los resultados del segundo trimestre de la F1, que abarca de abril a junio, no son representativos del impacto general de COVID-19, ya que no se celebró ningún Gran Premio durante ese período. La organización declaró unos ingresos de sólo 24 millones de dólares para el segundo trimestre, por debajo de los 620 millones de dólares de 2020.

Sin embargo, 10 de los 17 grandes premios previstos para la temporada se celebraron entre julio y septiembre de 2020, en comparación con siete de 21 en el mismo período del año pasado.

A pesar de que el porcentaje de las carreras que se celebran en el trimestre es significativamente mayor, lo que hace que se le asigne un mayor porcentaje de los ingresos anuales, se produjo una caída de los ingresos globales en relación con 2019.

Esto reflejó principalmente el hecho de que los eventos de este año han implicado o bien tasas muy reducidas por parte de los promotores de las carreras, o incluso en algunos casos un pago de la F1 al lugar de celebración del evento.

También lee:

La F1 confirma un GP en Arabia Saudita para 2021 La FIA revela medidas para impedir otro "Mercedes Rosa" en la F1 Horner: Un reemplazo de Albon también puede sufrir con el Red Bull

Liberty Media dijo: "Los resultados del tercer trimestre de 2020 se vieron afectados por la ausencia de aficionados, la ubicación de las carreras, así como el calendario de carreras revisado y el reconocimiento prorrateado de ciertas corrientes de ingresos".

Liberty explicó cómo los ingresos de los contratos de televisión y de patrocinio se han visto afectados, así como los de las tasas por recibir una carrera.

La compañía señaló: "Los ingresos primarios de la F1 disminuyeron principalmente debido a los limitados ingresos por promoción de carreras recibidos, ya que se prohibieron los aficionados en todas las carreras excepto una durante el tercer trimestre".

"Esto se compensó parcialmente con el crecimiento de las tasas de radiodifusión y publicidad y de patrocinio debido al impacto del reconocimiento más proporcional de los ingresos basados en la temporada con tres carreras adicionales durante el período actual, así como el impacto del reconocimiento de los ingresos por un número menor de carreras en 2020".

"Sin embargo, tanto los ingresos por radiodifusión y publicidad como por patrocinio fueron inferiores a los contratados originalmente".

"La modificación del calendario provocó una disminución de los derechos de radiodifusión de conformidad con los términos contractuales de ciertos acuerdos de radiodifusión, y también dio lugar a otros cambios puntuales, ya que se renegociaron algunos derechos de radiodifusión para el año en curso".

Liberty también admitió que la F1 "se ha visto impedida de entregar todos los elementos de una oferta típica de patrocinio debido a la cancelación de las carreras a las que el inventario de patrocinio contratado se relacionaba específicamente, y las actividades limitadas en las carreras, incluidos los hospitality, que dieron lugar a cambios puntuales en los contratos de patrocinio".

"Otros ingresos de la F1 disminuyeron en el tercer trimestre debido a la falta de funcionamiento del Paddock Club y a la disminución de los ingresos por cargamentos".

Liberty agregó: "Actualmente, la F1 no espera tener seguidores en ninguna de las restantes carreras de 2020".

En julio-septiembre los 10 equipos de F1 recibieron pagos totales de 440 millones de dólares, sustancialmente más que la cifra del año pasado de 335 millones de dólares "debido a las cuotas únicas pagadas a los equipos al firmar el nuevo Acuerdo de la Concordia".

El CEO saliente, Chase Carey, se mantiene optimista sobre la forma en que el deporte ha abordado la crisis del coronavirus.

"Estamos increíblemente orgullosos de la forma en que nuestra comunidad de F1 se ha unido para enfrentar los desafíos y regresar a las carreras de forma segura, y hemos visto emoción tanto dentro como fuera de la pista", dijo Carey.

"Quiero agradecer a todos en la F1, a la FIA, a los equipos, promotores y otros socios que han sido clave para nuestro éxito".