Fútbol violento en Córdoba: cobró un penal y le pegaron tres balazos

LA NACION
lanacion.com

Un partido disputado entre dos equipos barriales del oeste de la ciudad de Córdoba sufrió una interrupción tan insólita como violenta cuando el referí cobró un penal para el equipo local y un espectador sacó un arma y disparó varias veces contra el juez, que recibió tres impactos, pero se halla fuera de peligro.

El caso ocurrió el pasado sábado 25 de enero en un club del oeste de Córdoba Capital llamado Las Palmas. Allí se enfrentaban el equipo local, Villa Unión, y el team representativo de villa Las Pichanas. Una especie de clásico de la región. Diego Rodríguez, de 23 años, había aceptado el compromiso de arbitrar el encuentro.

El match se desarrollaba con la intensidad y los dientes apretados con los que habitualmente se disputan este tipo de encuentros, cuando el referí voluntario sancionó un penal para el equipo local.

En el momento en el que el juez pitó la pena se produjo una batahola entre los jugadores adversarios, y también fue en ese momento cuando una persona de entre los espectadores entró al campo de juego y le descerrajó tres balazos al referí.

El joven árbitro recibió tres impactos del arma de fuego, uno en su pierna, otro en su glúteo y un tercero en la mano. Con el partido obviamente suspendido, el juez agredido fue trasladado al hospital Misericordia donde se constató que sus heridas no revestían gravedad, aunque uno de los balazos le produjo la fractura de su pierna, según consigna el medio local Cba24N.

El agresor, en tanto, se retiró del lugar aprovechando la confusión. Horas más tarde, la policía detuvo a un sospechoso, de 28 años, que se presume fue el agresor del árbitro por los dichos de los testigos, según la opinión del fiscal del caso, Horacio Vázquez. Restan todavía realizarse los análisis de las balas que hirieron a Rodríguez.

Qué leer a continuación