El fútbol uruguayo busca que el COVID-19 no haga lo que el Mundial de 1930 o la guerra civil

Agencia EFE
EFE

Montevideo, 20 mar (EFE).- Una guerra civil, el Mundial de 1930, una huelga y una suspensión para dar solución a un conflicto dentro de la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) son los motivos que llevaron tiempo atrás a que el torneo local no tuviera un campeón.

En 1904, el enfrentamiento entre integrantes del Partido Colorado y el Partido Nacional llevó a que, cuatro años después de fundada la AUF, el campeonato local no tuviera actividad, como sucedió en 1930 cuando Uruguay no disputó su torneo por la organización del primer Mundial de la historia.

Otras veces un conflicto en la Asociación Uruguaya y una huelga de jugadores, la más grande de los profesionales del fútbol en la historia del país, también llevaron a que cesara la actividad de manera definitiva.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Pero esta vez la AUF no se plantea la posibilidad de cancelar el torneo o de no declarar un campeón.

Con la temporada 2020 recién comenzada y con el sorprendente Rentistas, un conjunto recién ascendido de Segunda División, como líder del Torneo Apertura, la llegada a Uruguay del coronavirus COVID-19 sacudió los planes de un campeonato que seguramente deba cambiar para poder decretar un ganador.

Esto ya lo saben en la AUF, donde la incertidumbre está instalada igual que en el resto de la sociedad.

Los dirigentes trabajan para que esta vez no suceda lo de aquellas ocasiones y un equipo levante la copa, mientras también buscan que las instituciones puedan navegar con la mayor tranquilidad posible en las turbulentas aguas que deja esta enfermedad.

BUSCANDO UN CAMPEÓN

"Se han planteado varias hipótesis, aunque todo va a depender de cuánto tiempo dure esto. De alguna forma u otra se va a terminar, incluso pensamos en la hipótesis de que si esto se extiende mucho más, podría terminar en junio del año que viene", cuenta a Efe Gastón Tealdi, vicepresidente de la AUF.

De esa forma deja claro que la Asociación tiene decidido que la temporada llegue a su final, aunque subraya que, en el caso de que la principal competición doméstica llegue a 2021, habría que analizar cómo se define la clasificación a los torneos internacionales.

Dentro de las variables que manejan los dirigentes se abre un abanico de opciones que van desde la suspensión del Torneo Intermedio, que se disputa a mitad de temporada, hasta tener que jugar un campeonato especial en la segunda parte del año próximo para acomodar el calendario.

Lo que sí está claro es que por ahora no se sabe cuándo volverá a rodar el balón y que, cuando esto suceda, primero los equipos deberán disponer de un tiempo para acondicionar sus planteles, algo que Tealdi califica de "lógico y razonable".

Lejos de todo esto, el vicepresidente asegura que hoy la prioridad de la AUF es otra y pasa por dos lugares: contribuir a vencer al coronavirus, enfermedad que cuenta con 94 afectados en Uruguay, y ayudar a que los equipos puedan resolver los distintos problemas económicos que pueden surgir por el cese de actividades.

EL LÍDER TRABAJA DESDE CASA

Único líder y con cuatro unidades de ventaja sobre sus inmediatos perseguidores, el Rentistas, o el 'bicho colorado', como se apoda este club, vive un momento de ensueño a nivel futbolístico.

Tras su descenso a la Segunda División en 2016, este año el conjunto rojo retornó al círculo de privilegio y lo hizo de la mejor manera posible.

Sus victorias ante Nacional (2-0), Boston River (2-3) y Deportivo Maldonado (4-1) lo colocaron en la cima y lo marcaron como una revelación.

Pese a eso, su entrenador, Alejandro Cappuccio, asegura durante un diálogo con Efe que hoy todo eso quedó de lado y que las miradas están puestas únicamente en el combate al coronavirus.

"Nosotros no estamos pensando en el tema futbolístico, nosotros como ciudadanos primero estamos intentando que se solucione esto en el mundo y en el país, porque es algo que excede al fútbol y que es mucho más grave que lo que, entre comillas, podamos perder nosotros como equipo con el envión de este inicio de Campeonato", puntualiza.

Por otro lado, el entrenador cuenta cómo se mantiene en contacto con su plantilla y cómo se lleva a cabo el entrenamiento a distancia.

"Nosotros estamos conectados vía WhatsApp y vía videoconferencia. Hemos mandando trabajo diario durante toda esta semana y lo vamos evaluando por las noches. Lo hacen de mañana, tratamos que lo hagan al mismo horario para no perder los hábitos de entrenamiento", explica.

Además, Cappuccio resalta que los futbolistas reciben resúmenes de los tres encuentros que el Rentistas jugó en el Apertura para seguir creciendo.

Finalmente, el director técnico, que también es escribano (notario), señala que esa labor también la está cumpliendo desde su casa y en sus ratos más libres aprovecha para analizar futuros rivales.

LOS GRANDES TAMBIÉN ESTÁN EN SU DOMICILIO

Nacional y Peñarol, al igual que Rentistas, también tienen a sus plantillas trabajando desde casa y así lo mostraron en algunas publicaciones en la red social Twitter.

Peñarol, por ejemplo, subió fotos de algunos de sus futbolistas, entre ellos el español Xisco Jiménez, haciendo ejercicio físico.

Nacional, por su parte, publicó una imagen de una reunión de coordinación a la que sus asistentes lo hicieron de forma virtual.

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación