El fútbol en la piel: los tatuajes de Lionel Messi, Neymar, David Beckham y la pasión de los hinchas

LA NACION
·2  min de lectura

Los tatuajes se han convertido en verdaderas marcas registradas de los jugadores de fútbol y de los hinchas en los últimos años. Los identifica y los distingue, incluso, hasta son noticia.

Lionel Messi y su pierna izquierda, prácticamente cubierta de tinta negra con el 10 debajo de la rodilla, el santo en la espalda de David Beckham y el león de Zlatan Ibrahimovic, son algunos de los más icónicos en el fútbol global, cada vez más asociado a la moda y la estética.

Los hinchas no se quedan afuera de este fenómeno cultural irreversible, ya que para ellos es una manera de sellar en sus cuerpos su pasión por los colores que eligieron.

Torsos completos tatuados con una símil camiseta de su equipo favorito o el escudo en el rostro, ya no resultan extraños. Son, ni más ni menos, que la manifestación eterna de un amor.

Messi, máximo goleador del seleccionado argentino y del Barcelona, tiene un tatuaje tipo manga en el que se observan varios elementos, entre ellos un reloj, símbolo del paso del tiempo, y una flor naranja.

Lionel también tiene un tatuaje grande en una de sus piernas, con el número 10 haciendo clara alusión a su lugar en la cancha, junto a otros elementos entre los que se distingue una espada y una rosa.

Beckham,, tal vez el primer futbolista es hacer de su cuerpo y su imagen un producto comercial, expresa su fe con un Cristo en su cintura y un ángel en uno de sus brazos.

En Colombia, se hizo famoso el hincha de Atlético Nacional de Medellín por haberse tatuado la camiseta de su equipo en todo el torso y espalda. Igual que en Perú, un hincha de Alianza Lima.

Según un estudio publicado por el diario inglés The Sun, a través de una recopilación en las redes, la Juventus de Italia y River, de Argentina, son los equipos con más hinchas que se tatuaron sus colores, escudos o algo alusivo al club,

Neymar fue noticia hace unos días por haberse tatuado unGoku gigante, personaje de Dragon Ball Z, en su espalda.

En la Argentina se han visto tatuajes de lo más diversos vinculados al fútbol, como el que se tatuó en el brazo el relato del tercer gol de River a Boca en la final 2018 de la Copa Libertadores o los rostros de ídolos como Diego Maradona y Juan Román Riquelme. El fútbol y los tatuajes son hechos y expresiones culturales que duran para siempre.