Fútbol local: los equipos que festejaron, los que fracasaron y un invitado a la fiesta

LA NACION
lanacion.com

Racing ganó dos torneos en el año por primera vez desde 1967: el torneo local y el Trofeo de Campeones

Racing logró dos títulos: la Superliga, todo un mérito, y el Trofeo de los campeones, una creación que, de todos modos, deja secuelas solo si se pierde. River consiguió dos títulos: la Recopa Sudamericana y la Copa Argentina, que maquilló el dolor de la derrota en la final de la Libertadores frente a Flamengo, en un final inesperado, en Perú.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Boca obtuvo la Supercopa argentina, el único título de la era Gustavo alfaro. Tigre hizo historia al abrazarse a la Copa de la Superliga, un trofeo inédito, además, por haberlo conquistado ya sellada su vuelta a la Primera B nacional. Hasta aquí, los logros, los datos objetivos, sin disfrazar la realidad. Son los campeones de una temporada en la que se sacaron chispas, sobre todo, los más grandes. Sin embargo, hay otra historia. la que describe a los grandes ganadores. y los grandes tropiezos de 2019. En el que están Independiente, San Lorenzo y. Boca.

Entre los primeros, lógicamente, se destacan la Academia y el Millonario. Racing no conseguía dos trofeos en el mismo año desde 1967, cuando enamoró al mundo. El 31 de marzo, con una exagerada gota de sudor, empató 1-1 con Tigre, y consiguió la Superliga sin que pudiera alcanzarlo el sorprendente Defensa y Justicia. al final de la temporada, superó por 2 a 0 a Tigre y se quedó con el Trofeo de campeones, en un festín de sus hinchas en Mar del Plata. Dentro de la celebración, una angustia: el adiós de Eduardo Coudet, el creador de un equipo con audacia, con destino en inter, de Porto alegre. Sebastián Beccacece, toda una incógnita, ocupará su lugar.

River también fue parte del lado límpido de la luna. con dos títulos: la Recopa Sudamericana, sellada el 31 de mayo en el Monumental, en un 3-0 sobre Paranaense y la copa argentina, con el mismo marcador ante central córdoba, de Santiago del Estero, en Mendoza. En el haber de la sintonía contable, también se encuentran la (quinta en serie) eliminación sobre Boca, en las semifinales de la libertadores y la continuidad de Marcelo Gallardo, que lleva cinco años y medio al frente de River. Dentro de la celebración, una angustia: la increíble derrota contra Flamengo en la final de la libertadores, que pudo haber sido la quinta de su historia.

Los otros poderosos tuvieron un año para olvidar en un suspiro. Más allá de la Supercopa argentina, conseguida por penales (6-5) frente a Rosario central, Boca tuvo un año a los tumbos. la nueva eliminación frente a River, en las semifinales de la Libertadores, la final perdida frente a Tigre (ya descendido) de la Copa de la Superliga, la salida de la Copa argentina frente a Almagro y los refuerzos mediáticos que no funcionaron. De Rossi, Salvio, las desventuras con Tevez y, además, las controvertidas salidas de Benedetto y Nández hicieron el resto.

Independiente no funcionó otra vez en lo internacional (cuartos de final de la copa Sudamericana), está a 9 puntos del líder argentinos en la Superliga y fallaron la mayoría de los refuerzos. Y, sobre todo, es una caldera el estadio Libertadores de América: cada desliz provoca un rechazo mayúsculo en los hinchas, cansados de los últimos años de desatinos. San Lorenzo sufrió con dos conductores de prestigio, Jorge Almirón y Juan Antonio Pizzi, y tuvo varias derrotas dolorosas (dos seguidas con Boca, 1-4 con Central Córdoba en su casa y la eliminación con Cerro Porteño en los octavos de final de la Libertadores). El triunfo por 1-0 en el Monumental, sumado al rodaje de jóvenes y la mejoría de los mellizos Romero le permitieron la continuidad a Diego Monarriz. Estuvo cerca de seguir el camino de Gustavo alfaro, reemplazado por Miguel Russo, y Fernando Berón, sustituido por lucas Pusineri.

De los grandes a otras historias que merecen ser recordadas de un año intenso, con fútbol para todos los gustos y nuevos torneos. colón alcanzó la final de la copa Sudamericana. Todo un suceso, más allá de que cayó frente a un rival sin quilates, como Independiente del Valle, el 9 de noviembre, en Asunción. Los Palmeras y el "Soy sabalero" fue un canto a la emoción, lo que muestra que no solo los campeones son los que ganan. Y en ese ítem, otras cuatro referencias: Tigre se consagró en la Copa de la Superliga, el primer campeonato de su historia, al ganarle a Boca por 2 a 0, en córdoba, el 2 de junio. Pero había ganado mucho antes: el estilo de Pipo Gorosito, con Montillo en la conducción, causó furor en el tramo final de la Superliga 2018/2019.

Independiente nunca pudo encontrar el rumbo; ahora busca otra realidad con Lucas Pusineri

Y por la misma avenida, otros intrusos queribles: Arsenal y Central Córdoba ascendieron a primera con un estilo cautivante y, más allá de la falta de recursos, les imprimieron ingenio a sus ideales. El 28 de abril, el equipo de Sarandí superó por 1-0 a Sarmiento, salió campeón, ascendió a primera y ahora está a tres puntos de la cúspide. El conjunto de Santiago del Estero perdió la final de la copa argentina frente a River, pero se ganó el respeto de todos. Y el último caso, es Argentinos. Justamente, había sido último: en el anterior torneo, que terminó el 7 de abril, perdió 2-1 con Patronato y, con 22 puntos, fue el peor del torneo. Diego Dabove lideró la reconstrucción y, hoy, el equipo de la Paternal es el líder de la Superliga, con 30 unidades. Una de las tantas certezas de que el fútbol es una caja de sorpresas.

Qué leer a continuación