Fútbol juvenil. La FIFA canceló los Mundiales Sub 20 y Sub 17 de 2021 y una camada quedará en blanco

Alberto Cantore
·6  min de lectura

La sentencia de la FIFA, después de la advertencia de la Conmebol. Con 24 horas de diferencia, el máximo organismo del futbol mundial y el sudamericano tomaron dos medidas que repercutirá en los juveniles. La cancelación de los mundiales Sub 20 y Sub 17, que debían disputarse en 2021 en Indonesia y en Perú, respectivamente, resultará una frustración para una camada de futbolistas que con la medida se perderán la oportunidad de ser parte de una Copa del Mundo. El Bureau del Consejo de la FIFA decidió reorganizar la agenda, con las mismas sedes, pero para 2023. Un día antes, tras una reunión virtual, los representantes sudamericanos habían aplazado los certámenes clasificatorios que tenían como anfitriones a Colombia y a Ecuador, aunque sin fecha de reprogramación. La intención de la Conmebol es activar igualmente la competencia en el segundo semestre de 2021, dependiendo de las condiciones sanitarias, a causa de la pandemia mundial de Covid-19.

"La pandemia de Covid-19 sigue representando un reto para la organización de las competencias internacionales y a restringido los viajes. Por este motivo, la FIFA ha estado constantemente en contacto con las partes interesadas, incluidas las federaciones miembros y las confederaciones anfitrionas de los citados torneos. En el marco de estas consultas quedó claro que la situación mundial no se normalizó lo suficiente como para poder solventar los desafíos que plantea la organización de ambas competiciones, incluida la viabilidad de los torneos clasificatorios", comunicó la FIFA, que ratificó a Indonesia y a Perú como sedes para 2023. El rebrote de casos de coronavirus, la amenaza de la llegada de la segunda ola de contagios, la aparición de una nueva cepa en el Reino Unido que genera alarma en todo el planeta, confinamientos, restricciones.

Boca-Racing: lo que dijo Beccacece después de la eliminación de la Libertadores

El conjunto provocó la toma de una medida antipática que tiene a los futbolistas de las categorías 2001 y 2002 como máximos perjudicados: superarán la edad límite de Sub 20 y no podrán disfrutar de la última etapa de juveniles. Las posibilidades de seguir conectados con la selección, será a partir de los torneos Preolímpicos y Juegos Olímpicos -ambos Sub 23- o la integración directa al plantel de selecciones mayores.

Lejos de los escritorios y las citas virtuales de los presidentes de las federaciones y asociaciones, los juveniles argentinos tuvieron apenas un par de convocatorias, pequeñas tandas de entrenamientos en 2020. Un año maldito para el planeta, una temporada prácticamente perdida en actividades de campo para los jugadores y los cuerpos técnicos que encabezan Fernando Batista -Sub 20-, Pablo Aimar -Sub 17- y Diego Placente, en la Sub 15. Solo el primero logró ensayar dos citaciones, la primera el 10 de diciembre pasado, aunque también tuvo sus enredos, esas respuestas que activan el dilema de prioridades entre la camiseta de la selección y la urgencia de los clubes que niegan jugadores, aunque algunos nombres eran suplentes de la Reserva.

Con las novedades, los futbolistas fueron liberados y Batista espera retomar los entrenamientos en febrero del próximo año. Como ahora, dependerá de la situación sanitaria que transite el país. "Mi idea es trabajar para estar preparados en el caso de que la Conmebol decida jugar el torneo Sudamericano en 2021. Fue un año atípico, nosotros tuvimos el Preolímpico, del que nadie se acuerda porque pasaron tantas cosas. Pero el resto de las categorías no pudieron competir: la Sub 17 se estaba preparando para el torneo en Portugal y se cerró todo", le comentó Batista a La Nacion.

Con la confirmación de la cancelación del Mundial Sub 20, la camada de jugadores que integraron las actuales listas de convocados y que se perderán la última oportunidad de participar de una Copa del Mundo juvenil tiene nombres destacados como Pedro De la Vega (Lanús), Thiago Almada (Vélez), Darío Sarmiento (Estudiantes), Matías Palacios (San Lorenzo), Lucas Beltrán (River), Juan Sforza (Newell's), Luciano Ferreyra (Rosario Central), Enzo Fernández (de River y a préstamo en Defensa y Justicia), Evelio Cardozo (Racing). En el seguimiento, Batista observaba a piezas que ya se desempeñan en el exterior, donde aparecían Santiago Ramos Mingo (Barcelona), Bruno Amione (Hella Verona), Francisco Bonfiglio (Villarreal). "Estos juveniles, los de categoría 2001 y 2002, se quedarán sin Mundial y algunos, quizás, sin Sudamericano", señalaba Batista, que tenía la esperanza de que se rediseñaran las agendas como sucedió con el fútbol femenino, que se suspendieron los Mundiales Sub 20 y Sub 17 de 2021 y se jugarán en 2022. La medida fue más drástica y podría alterar los futuros planes, esos que Batista ya había establecido con la AFA.

Porque además de entrenar con la Sub 20, el seleccionador y formador proyecta iniciar las prácticas de la Sub 20 con jugadores de los clubes de ascenso y, además, tiene que planificar la preparación de la Sub 23 para la gira de Corea del Sur y los Juegos Olímpicos de Tokio de 2021. "La idea para las eliminatorias era que una selección Sub 23 jugara de telonera, de preliminar de la mayor. De esa manera, los jugadores siguen manteniendo una relación, de lo contrario la cadena se corta con el Sub 20, a excepción de los años en los que hay Juegos Olímpicos, y el futbolista deja de pertenecer si no reaparece en las convocatorias de eliminatorias. Con el plan, el jugador viaja, convive, se entrena con las figuras, como sucede con los sparrings en los mundiales, aunque esto tenía una continuidad. Pero el coronavirus rompió con todo el proyecto", le explicó Fabián Lovato, Delegado de Selecciones Juveniles, a La Nacion. "La Conmebol se hacía cargo de los traslados y se evaluaba que dos jugadores del plantel superior pudieran bajaran a jugar esos partidos, así el técnico podía disponer de ellos en el segundo partido de la ventana de eliminatorias", agregó Batista.

La problemática de diseño de los torneos clasificatorios es una de las razones que la FIFA canceló definitivamente los Mundiales Sub 20 y Sub 17 de 2021 y recién los retomará en 2023. La UEFA, después de cancelar su competencia U-19 en 2020 -la etapa definitiva se iba a desarrollar en Irlanda del Norte- y armar un calendario con rondas en 2021 que finalizará en 2022, en Eslovaquia, había dispuesto que Inglaterra, Francia, Italia, Holanda y Portugal fueran los representantes de Europa en el caso que se aprobara la cita mundialista Sub 20 de Indonesia 2021. Con la sentencia de la FIFA, el parche europeo quedará desactivado, mientras que en Sudamérica, la Conmebol tendrá la potestad de definir si mantiene las competencias el año próximo o si se pliega a las disposiciones emitidas en Zurich y borra de un plumazo a una camada de futbolistas.