El fútbol femenino da un paso "histórico" en Uruguay con contratos profesionales

Agencia EFE
EFE

Montevideo, 5 mar (EFE).- A pocas fechas del 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, el fútbol femenino de Uruguay da un paso "histórico" con la firma de tres contratos profesionales remunerados por parte del Nacional.

De esa forma califican el hecho Esperanza Pizarro, Antonella Ferradans y Josefina Villanueva, las jóvenes elegidas, que se encuentran disputando el Sudamericano sub-20 con la selección uruguaya.

UN PUNTAPIÉ INICIAL

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

"Queremos que esto sea un puntapié inicial para seguir creciendo y ojalá que en todos los clubes se pueda lograr hacer contrato con el plantel", dice Pizarro durante una entrevista con Efe en Los Céspedes, centro de entrenamientos del conjunto tricolor.

Para la futbolista, de 18 años, la firma del contrato es una muestra más de que todo lo que las mujeres se propusieron conseguir a lo largo de la historia, lo van "consiguiendo de a poco".

En su misma línea, Villanueva, de 20 años, cuenta a Efe que lo sucedido es "algo histórico y muy importante".

"A nosotras nos satisface muchísimo esto, porque es un paso que dimos agigantado, algo que venimos buscando hace mucho cuando arrancamos y significa mucho para nosotras, pero también para el resto que de a poco se les va a ir dando", señala.

Para Ferrandans, de 18 años, la firma del contrato es "un orgullo", según apunta a Efe, porque es una base para que el fútbol femenino pueda "crecer más" en su país.

Además, la joven muestra su felicidad por el hecho de que haya sido el equipo tricolor el primero en hacerlo.

"Para mí, que soy hincha de Nacional desde chiquita, es algo inexplicable. Es muy lindo que el cuadro que vos querés te de la posibilidad de poder llegar en un futuro a poder vivir de esto", puntualiza.

LA PRÓXIMA JUGADA

Tras la firma de esos tres contratos, el tricolor no cesa en su idea de profesionalizar su balompié femenino y se prepara para su próxima jugada.

Durante 2020, otras diez jugadoras también firmarán contratos profesionales remunerados, y la idea es que en 2021 todas las futbolistas del plantel principal cobren un sueldo y las juveniles reciban un viático, según indican a Efe desde el Nacional.

Por otra parte, en la presente temporada, la empresa que viste a los tricolores fabricará indumentaria para hombres y para mujeres, con lo que las jugadoras podrán utilizar camisetas que se adapten a sus respectivos talles.

UNA MIRADA ARBITRAL

Claudia Umpiérrez, árbitro internacional FIFA desde 2010, celebra durante un diálogo con Efe el paso que dio el balompié uruguayo que, desde su punto de vista, "en muchos casos es muy amateur", al punto que señala que en reiteradas ocasiones las jugadoras deben poner dinero de su bolsillo para poder hacer "algo que les apasiona".

"Me parece genial. Todo lo que sea profesionalización me parece que es fundamental para el desarrollo de la mujer", suscribe.

Además, Umpiérrez, de 37 años, explica que esa profesionalización no solo servirá para que las futbolistas se desarrollen, sino que además mejorará al fútbol femenino en general.

FÚTBOL FEMENINO

En los campeonatos organizados directamente por la Asociación Uruguaya de Fútbol (AUF) hay 26 equipos jugando en la categoría mayor divididos en tres divisiones, aunque ese dato aún no es 100 % confirmado, porque el plazo para las inscripciones todavía no cerró.

Además, hay tres categorías juveniles: sub-19, sub-16 y sub-14 -esta última comenzará en el segundo semestre del año-.

Por otra parte, hay equipos que participan en la liga organizada por la Organización de Fútbol del Interior (OFI) y en la Organización Nacional de Fútbol Infantil (ONFI).

En el país sudamericano, el balompié femenino está federado desde 1996; sin embargo, se juega desde mucho tiempo atrás y según dice a Efe Alfredo Etchandy, miembro de la Asociación de Historiadores e Investigadores del Fútbol Uruguayo (AHIFU), hay un registro de un duelo entre el Nacional y el Peñarol de 1933.

Santiago Carbone

(c) Agencia EFE

Qué leer a continuación