Fórmula 1, Gran Premio de Portugal: las dos vueltas más alocadas del año

LA NACION
·1  min de lectura

Ninguno tenía neumáticos para lluvia, porque el pronóstico no indicaba que tal cosa podía ocurrir. Y esa pequeña referencia técnica marcó la diferencia. Porque apenas se largó el Gran Premio de Portugal de la Fórmula 1, en el Autódromo Internacional do Algarve, esas pasajeras precipitaciones modificaron el panorama de la carrera por un momentos.

Los Mercedes salieron a la pista con neumáticos medios (color amarillo) y el español Carlos Sainz (McLaren), utilizó neumáticos blandos. Ese detalle complicó a Lewis Hamilton y a Valtteri Bottas, que perdieron posiciones. Primero, Bottas pasó a Hamilton, y luego, Sainz, que había largado séptimo, saltó al primer lugar.

Khabib Nurmagomédov, el rey del UFC, demolió a su rival, anunció su retiro y rompió en llanto en el medio del octágono

Sorpassos a montones y tres líderes en dos vueltas. Así fue el alocado comienzo del GP de Portugal. El finlandés Kimmi Raikkonen, que había partido en el 16° lugar, llegó a ubicarse sexto. Para coronar las emociones, hubo un toque entre Verstappen y Checo Pérez.

Sin embargo la locura duró apenas siete vueltas, porque apenas los Mercedes calentaron sus neumáticos (y la lluvia dejó de caer), los mejores autos volvieron a la delantera.

El toque entre Verstappen y Checo Pérez