Fórmula 1: Mercedes voló en Emilia Romagna y se acerca a su séptimo título consecutivo de Constructores

LA NACION
·4  min de lectura

En cada uno de los rincones, en el ambiente, afloran los recuerdos. El Autódromo Enzo e Dino Ferrari de Imola vuelve a recibir a la Fórmula 1 después de 14 años. Cuando se habla de este escenario, también, es imposible no pensar en el Gran Premio de San Marino de 1994 en el que Ayrton Senna murió al estrellarse en la tristemente célebre curva de Tamburello. Ahora, en este calendario atípico del Gran Circo, esta competencia tiene su reestreno aunque con otro nombre: Gran Premio de Emilia Romagna, que contará con la televisación de ESPN y FOX Premium Action.

Fórmula 1. El regreso de Imola: nuevo formato, el récord de Michael Schumacher y la memoria de Ayrton Senna

Mercedes, siempre dominante, se quedó con los dos primeros lugares de la parrilla. En una clasificación que se definió en los últimos segundos, Valtteri Bottas (consiguió su 15° pole position) lideró con un tiempo de 1:13:609. En el segundo lugar saldrá Lewis Hamilton, que marcó un registro de 1:13.706. Es tal el liderazgo de la escudería que este fin de semana Mercedes podría celebrar su séptimo título consecutivo de Constructores. Para lograrlo, deberá asegurarse mantener una diferencia de 176 puntos sobre Red Bull al término de la carrera.

Hamilton, que podría igualar también el récord de siete coronas de Michael Schumacher en el próximo Gran Premio de Turquía, no pudo repetir hoy la pole conquistada en Portimao por apenas 97 milésimas de segundo, la escasa ventaja que le sacó Bottas en su mejor giro. "Este es un circuito hermoso, con velocidades de punta increíbles y estoy feliz de poder correr aquí con una máquina que rinde en este tipo de trazado", dijo el británico.

Mientras, en un trazado desconocido para la gran mayoría de los pilotos, el neerlandés Max Verstappen (Red Bull) fue el primero del resto y partirá tercero junto al francés Pierre Gasly (AlphaTauri), que firmó una meritoria cuarta posición. En tanto que en la tercera fila estarán el australiano Daniel Ricciardo, con Renault, y el tailandés Alexander Albon con el otro Red Bull, ambos a 911 y 963 milésimas de segundos de distancia del piloto más veloz de Mercedes en esta jornada.

El monegasco Charles Leclerc logró el séptimo puesto cerrando a más de un segundo de distancia de Bottas. El joven piloto de Ferrari es uno de los pocos que conoce este trazado, en el que compitió alguna vez en la categoría Fórmula Renault, aunque hoy no pudo sostenerle el ritmo a los Mercedes. A su lado estará el ruso Daniil Kvyat, con el otro Alpha Tauri y a espaldas de ambos largarán los McLaren del británico Lando Norris y del español Carlos Sainz, compañero de Leclerc la próxima temporada en el equipo de Maranello.

Hamilton, que se adjudicó ocho de las doce carreras disputadas hasta el momento, reúne 256 puntos en el certamen, con 77 de ventaja sobre su compañero de equipo Bottas. El líder de la temporada buscará su nonagésimo tercer triunfo tras imponerse en Portugal, donde superó la marca que compartía hasta entonces con el legendario séptuple campeón mundial Schumacher.

La competencia de este fin de semana cuenta con una particularidad. Este Gran Premio exhibe un nuevo cronograma ya que sólo tiene dos días de actividad, en lugar de los tres habituales, y tres horas menos para rodar sobre la pista porque no se realizaron las tradicionales sesiones de entrenamientos libres de los viernes. Problemas logísticos, según los organizadores, motivaron la medida, que le da otro condimento a la categoría.

Así, mañana se disputará el décimo tercer GP del calendario, que tendrá 63 vueltas en el mítico trazado del Autódromo Enzo e Dino Ferrari, que cuenta con 4,909 km después de su última remodelación en 2007. Debido al aumento de infecciones de coronavirus en Italia, no se permitió ni se permitirá el acceso de público a la pista.