Lewis Hamilton y Mercedes retrasan la renovación: ¿marketing o dudas reales?

Alberto Cantore
·4  min de lectura

La butaca más deseada de la Fórmula 1 está libre. El piloto con más títulos en activo, también. La renovación del vínculo entre Mercedes y Lewis Hamilton sigue en el aire, como si los ensayos de pretemporada dispuesto por la FIA en Bahréin, del 12 al 14 de marzo, resultaran una fecha alejada en el calendario. El suspense, sin embargo, no desestabiliza a las partes, que juegan estrategias para descubrir el momento exacto para anunciar la noticia.

El mercado se agitó para la temporada que tendrá un nuevo escenario de inicio, tras la decisión de que Sakhir reemplace a la tradicional Melbourne, prueba que fue reubicada para noviembre. Los golpes de efectos en la comunicación se atropellarán en 2021: el regreso de Fernando Alonso al Gran Circo en la escudería Alpine F1 Team, nueva denominación de Renault; la vuelta de Aston Martin a la parrilla tras seis décadas, luego de tomar el testigo de Racing Point y con Sebastian Vettel en la estructura; la fórmula de pilotos más joven de la historia que ofrecerá Ferrari, con el monegasco Charles Leclerc y el español Carlos Sainz; el estreno de Mick Schumacher, el hijo de Michael, en Haas; la reaparición del ex campeón del mundo Jenson Button en Williams, escudería con la que el campeón de 2009 debutó en la F1 en 2000. Demasiados sucesos para exprimir réditos por el equipo más exitoso de la última década y el piloto más valorado del paddock.

Lewis Hamilton está de pretemporada, mientras se espera que se haga oficial la renovación de su contrato con Mercedes.
Lewis Hamilton está de pretemporada, mientras se espera que se haga oficial la renovación de su contrato con Mercedes.

Las variables de la extensión del próximo contrato se presentan como un acertijo: cuatro años, exponen de parte de Hamilton; un trienio y hasta apenas una temporada, juguetean desde las fábricas de Brackley y Brixworth. El séptuple campeón del mundo partió en las negociaciones con una cifra de 70 millones de euros anuales, aunque también expuso una alternativa: 40.000.000 de euros, una prima del 10% de los ingresos que Mercedes percibe de Liberty Media, en el caso de ganar nuevos títulos, y un regalo: el exclusivo Mercedes AMG Project One, el auto híbrido de calle con tecnología de la F.1.

Mientras, fiel a su estilo de perfeccionista, combina descanso y entrenamiento en la altura, como dejó entrever en las redes sociales. "Ejercitándome todos los días, haciendo que mi cuerpo y mi mente estén bien. Todas las mañanas voy de excursión a la cima de la montaña, a 3.400 metros de altura: a partir de los 2.400 el aire es tan delgado que es difícil respirar, lo que es perfecto para exigir mí cuerpo; después, esquí de fondo, donde no soy el mejor, pero me las arreglo. Uno de los mejores entrenamientos que descubrí a lo largo de los años. Trato de encontrar un equilibrio entre ejercicios de cardio y de fuerza. Estoy sano y mentalmente fuerte en mi burbuja", resalta en sus publicaciones. Después de la cita en Bahréin 2020, el campeón dio positivo de Covid-19 y retornó para el cierre del año en Abu Dhabi; durante la enfermedad, el monarca perdió cuatro kilos.

La renovación de Toto Wolff como CEO de Mercedes AMG F1 fue una señal para el británico: el austríaco pasó a tener el 33% de las acciones, el mismo porcentaje que Daimel y Jim Ratcliffe, el hombre más rico de Gran Bretaña y presidente de Ineos, patrocinador del equipo desde 2020. El nuevo reparto incluyó el 10% de las acciones que pertenecían a Niki Lauda, que murió el 20 de mayo de 2019. "El líder es el piloto más rápido y más inteligente. El que entiende cómo funciona la dinámica de un equipo, su capacidad técnica. También el que entiende cuál es su contexto correcto dentro de la organización y no como un sistema solar donde todo gira alrededor suyo", expuso el hombre que agrupó a los mejores y se adelantó al resto para que Mercedes resulte imbatible desde 2014.

La F1 no está en condiciones de desprenderse de Hamilton, un piloto que atrae en las pistas y también un hombre que se destaca por su activismo dentro y fuera de los circuitos. Para el negocio, interpreta un modelo casi perfecto. "Tiene la gran posibilidad de ser el piloto más laureado del mundo [actualmente comparte el privilegio de las siete coronas con Michael Schumacher], también la oportunidad de desempeñar un papel que va más allá de la dimensión deportiva", resaltó Stefano Domenicali, el nuevo CEO de Liberty Media y quien para la Navidad dialogó con Hamilton: "Dijo que se estaba preparando para la temporada."

Siempre atento a los movimientos de la F.1 y rápido para sacar a relucir su lengua filosa, Bernie Ecclestone descree que Mercedes y Hamilton no tengan el acuerdo sellado. La escudería inscribió al piloto para 2021, lo menciona al momento de promocionar los autos deportivos y ofrece respuestas cómplices en las redes sociales a los mensajes del británico. Hamilton, por su parte, apenas se limitó a quitar de su perfil la referencia a la relación contractual que tuvo con el equipo hasta el 31 de diciembre de 2020. Lejos de generar tensión, es un simple recaudo legal. "Es todo un espectáculo para que acapare la prensa en estas semanas flojas", dijo al diario suizo Blick el hombre que convirtió a la F.1 en el Gran Circo.

El calendario avanza, Hamilton y Mercedes no se desesperan. La fórmula del éxito tiene sus secretos.