Fórmula 1. George Russell y Valtteri Bottas: choque fuerte, gestos, acusaciones y el “pacto de caballeros” no respetado

·4  min de lectura
Atrás, George Russell y su averiado Williams; delante, Valtteri Bottas, con su Mercedes aun más dañado; el inglés y el finlandés chocaron a alta velocidad y discutieron.
picture alliance

El Gran Premio de Emilia-Romaña estuvo lleno de incidencias y atractivos. De lejos, lo más inquietante fue la colisión entre George Russell y Valtteri Bottas, que chocaron a altísima velocidad luego de la recta principal y antes de la curva de Tamburello. El inglés perseguía al finlandés en busca de la novena posición, perdió el control de su Williams e impactó al Mercedes, y los dos terminaron contra los muros, con los autos estropeados.

¿Cómo ocurrió? En la vuelta 31 de las 63 de la segunda carrera de Fórmula 1 del año, cuando Russell se movió a la derecha para sobrepasar, Bottas hizo lo propio pero dejando espacio como para un coche. La pista de Imola es angosta y además tenía una única trayectoria seca, porque aún estaba bastante mojada por lluvia. El británico pisó una parte húmeda y su auto tocó el pasto a la derecha y luego dio contra el Mercedes a la izquierda. Muchos pedazos de los vehículos quedaron esparcidos por el asfalto y varias partículas golpearon contra el Alfa Romeo de Kimi Räikkönen, que transitaba detrás.

El choque entre Russell y Bottas

Tras semejante impacto, uno y otro pilotos se quedaron varios segundos en las cabinas. Por radio, ante sus ingenieros de pista, se insultaron mutuamente. El primero en salir de su auto fue Russell, que después de levantar un pulgar para indicar que estaba bien fue en seguida a donde Bottas para quejarse. El escandinavo, aún dentro del coche, no entendió lo que dijo, pero sí que el inglés estaba enojado, y le respondió con un gesto grosero con otro dedo. El inglés dejó la escena dando un pequeño golpe contra un costado del HALO del Mercedes.

Carrera espectacular: éxito de Verstappen con lluvia y gran remontada de Hamilto

Ambos llegaron a ser compañeros de equipo el año pasado, en el Gran Premio de Sakhir, cuando Russell reemplazó a Lewis Hamilton (infectado de coronavirus) en Bahréin y estuvo a cerca de su primera victoria, con Mercedes. El antecedente en común no les quitó fuerza a sus palabras contra el otro en Imola, incluso un buen rato después de sus abandonos.

El incidente entre Russell y Bottas demandó detener la carrera para limpiar la pista; la bandera roja favoreció a Lewis Hamilton, que tuvo más tiempo para recuperarse tras un despiste y un rotura de su Mercedes en la vuelta anterior.
picture alliance


El incidente entre Russell y Bottas demandó detener la carrera para limpiar la pista; la bandera roja favoreció a Lewis Hamilton, que tuvo más tiempo para recuperarse tras un despiste y un rotura de su Mercedes en la vuelta anterior. (picture alliance/)

“Entre todos los pilotos tenemos un pacto de caballeros por el cual si hay un auto más rápido que se aproxima con el DRS, no se mueve el volante a último momento. Tomé la succión y cuando me abrí, Valtteri se movió muy levemente y me puso en la parte húmeda”, comentó Russell. “Ya en condiciones secas y en un circuito común es peligroso; ni que hablar de en un circuito muy angosto cuando estamos en una curva y hay zonas húmedas. Un desafortunado accidente, pero fue inevitable porque eso ocurre cuando los pilotos hacen movimientos como éste”, aludió a Bottas. Y graficó: “Es el movimiento más pequeño, pero cuando uno va a 220 millas por hora [354 kilómetros por hora] y 30 millas por hora [48] más rápido que el auto de adelante, es enorme”.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

Bottas no se quedó atrás y responsabilizó del encontronazo a Russell. “George se acercó y decidió intentar. Obviamente, la pista es bastante angosta y hay una sola trayectoria seca, y él intentó por fuera. Todo el tiempo hubo espacio para dos autos, pero no tenía ningún sentido hacer ese movimiento. Obviamente, él perdió el auto y me golpeó”, expresó tranquilo el finés en la zona mixta. “No hablé con él. No podía escuchar nada de lo que me decía. No lo entiendo. Claramente fue su culpa y no entiendo el enojo”, planteó quien redondeó un pésimo fin de semana en lo personal.

Marc Márquez: volvió al MotoGP después de nueve meses y se quebró de emoción

Por lo pronto, alguien salió muy favorecido: Hamilton. El campeón había chocado insólitamente en la vuelta anterior al superar al propio Russell, que estaba rezagado, y había roto su alerón delantero al intentar escapar de la cama de leca. Parecía fuera de toda chance de puntuar, pero involuntariamente su compañero Bottas y su reemplazante en Sakhir 2020 le dieron una gran mano: la carrera fue detenida y hubo tiempo para que el Mercedes 44 fuera reparado y perdiera menos posiciones. A tal punto que Hamilton volvió en el noveno puesto y terminó segundo.