Fórmula 1. El enemigo silencioso que amenaza el reinado de Mercedes

Alberto Cantore
·5  min de lectura
Lewis Hamilton salvó el error del despiste con una remontada desde el noveno puesto al segundo lugar; Mercedes descubrió que la temperatura y la administración de los neumáticos se presentó una problemática para el modelo W12
MIGUEL MEDINA

Líder del Mundial de Pilotos y de Constructores, Mercedes logró salir airoso de las trampas que le tejió el Gran Premio de Emilia Romaña. El circuito de Imola, sin embargo, expuso debilidades en la escudería que dirige Toto Wolff, que comanda las celebraciones en los dos frentes desde 2014 en la Fórmula 1. Más allá del abandono de Valtteri Bottas, tras el fortísimo accidente con George Russell (Williams), y del despiste de Lewis Hamilton, aunque el británico ensayó una fenomenal remontada desde el noveno puesto para terminar como escolta de Max Verstappen (Red Bull Racing), en Brackley descubren un enemigo interno, una amenaza que viaja más lejos de la diferencia de puntos en los campeonatos. La gestión de los neumáticos es la batalla que necesitan revertir para no caer bajo el dominio de Red Bull Racing, que enseñó su fortaleza a partir de los test de pretemporada en Bahrein y afirmó sus pretensiones en las dos escalas del calendario 2021.

“No nos vamos dándonos palmaditas en la espalda y diciendo que puede que hayamos tenido el auto más rápido. Tenemos claro que no somos lo suficientemente buenos y que Red Bull ganará el campeonato si no mejoramos”, comentó Andrew Shovlin, el jefe de ingenieros de pista de Mercedes. Una advertencia, una alarma que suena sobre el modelo W12, un auto que en las pruebas se mostró indócil, a partir de los retoques aerodinámicos que tuvo el reglamento, camino al shock de 2022. “Probablemente, sufrimos más con el cambio que los autos con rake más alto y RBR sigue ese concepto desde hace muchos años. Tal vez sea más difícil para nosotros recuperar parte de la carga aerodinámica perdida, pero espero que podamos dar pelea”, alimenta la teoría Wolff.

Max Verstappen gana el duelo con Lewis Hamilton, al igual que Red Bull Racing se impuso sobre Mercedes en el Gran Premio de Emilia Romaña, en el autódromo Enzo y Dino Ferrari, de Imola
MIGUEL MEDINA


Max Verstappen gana el duelo con Lewis Hamilton, al igual que Red Bull Racing se impuso sobre Mercedes en el Gran Premio de Emilia Romaña, en el autódromo Enzo y Dino Ferrari, de Imola (MIGUEL MEDINA/)

Los ajustes para corregir la inestabilidad en la parte trasera del W12 asomaron acertados en Imola, al punto que Bottas lideró las dos sesiones de entrenamientos del viernes. Pero el éxito resultó efímero, porque la clasificación le devolvió otra imagen al finlandés, que terminó con un flojo octavo puesto para la grilla de partida. Un contraste respecto a Hamilton, que marcó su pole N°99, aunque el séptuple campeón padeció la misma amenaza que su compañero de garaje en la carrera. La temperatura de los neumáticos, el nuevo reto que debe afrontar Mercedes.

La advertencia de Bottas sobre las dificultades en la entrada de las curvas se hizo más evidente en la carrera, al quedar sin respuestas detrás de Lance Stroll (Aston Martin), un auto con un diseño con rasgos de Mercedes y un motor que provee la factoría de Brackley. El accidente con Russell también mostró el grado de demora para lograr la mejor temperatura de la goma: el joven británico le dio caza con neumáticos con dos giros extras de uso –además del DRS- y Bottas quedó a expensas del rival, que cometió un error con resultados nefastos para ambos.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

La pelea por el primer puesto entre Verstappen y Hamilton se decidió al momento del cambio de neumáticos, después de una parada lenta de Mercedes. Pero en la carrera, el neerlandés tomó una ventaja de cinco segundos que solo se achicó al momento de las detenciones, una señal de que con gomas con temperatura las Flechas de Plata mantienen un ritmo que no logran demostrar cuando calzan un juego nuevo: MadMax recuperó la diferencia en el cronómetro y el despiste de Hamilton en la curva Tossa hizo el resto.

“Si se analiza el rendimiento con los neumáticos intermedios, fuimos más veloces al comienzo del stint y ellos [por Mercedes] al final. El patrón de desgaste parece bastante diferente entre los dos autos, aunque una vez que toman temperatura y en aire limpio, Mercedes es muy competitivo. Lograron la vuelta rápida”, esbozó Christian Horner, el jefe de Red Bull Racing.

El rostro de Toto Wolff refleja la preocupación que envuelve a la escudería Mercedes, dominante desde 2014 en el campeonato de Pilotos y de Constructores
FRANCOIS FLAMAND


El rostro de Toto Wolff refleja la preocupación que envuelve a la escudería Mercedes, dominante desde 2014 en el campeonato de Pilotos y de Constructores (FRANCOIS FLAMAND/)

“Durante estos últimos años sufrimos en condiciones de calor y el frío fue generalmente bueno para nosotros, porque logramos buena y rápida temperatura de los neumáticos. Desarrollamos el auto y no tanto con las gomas, lo que significa un aspecto negativo: cuando necesitamos rápidas prestaciones quizás otros pueden hacerlo mejor que nosotros”, explicó Bottas, que con el tiempo de la Q1 hubiera partido desde el 4to puesto, pero en el registro de la Q3 le sirvió apenas para el 8avo lugar.

“Lo que pasa con la temperatura de los neumáticos es una diferencia muy pequeña, pero tiene un gran impacto. Bottas en la carrera tuvo problemas para perseguir y adelantar a otros autos, porque perdía agarre en la parte delantera en rebufo. El calentamiento fue un problema para él. Tenemos que encontrar la solución”, explicó Shovlin, acerca de los inconvenientes que padeció el finlandés y en menor medida Hamilton. Los dos pilotos realizaron entre el martes y el miércoles ensayos en Imola con los neumáticos Pirelli de 18 pulgadas que la F.1 utilizará en 2022.

En Imola, la temperatura de los neumáticos fueron la razón del hundimiento del finlandés Valtteri Bottas en la clasificación; en la carrera, la segunda espada de Mercedes tampoco logró mejoras y su tarea terminó con el aparatoso accidente con George Russell
MIGUEL MEDINA


En Imola, la temperatura de los neumáticos fueron la razón del hundimiento del finlandés Valtteri Bottas en la clasificación; en la carrera, la segunda espada de Mercedes tampoco logró mejoras y su tarea terminó con el aparatoso accidente con George Russell (MIGUEL MEDINA/)

Con un punto (44 sobre 43), Hamilton aventaja a Verstappen en el Mundial de Pilotos. Por siete unidades (60 a 53), Mercedes manda entre los Constructores sobre Red Bull Racing. Hay que remontarse a 2018 para descubrir a la escudería de Brackley y a sus pilotos por detrás de otro equipo y sus espadas, después de dos fechas del calendario: Sebastian Vettel –ganador en los GP’s de Australia y de Bahrein- lideraba con puntaje ideal y Ferrari era la guía. La temperatura de los neumáticos asoma como una amenaza al reinado de Mercedes, que intentará descubrir en la triple cita europea que componen Portugal, España y Mónaco una solución para no caer en la estela que intenta formar Red Bull Racing.