Carlos Sainz realizó las primeras pruebas en la escudería Ferrari

LA NACION
·3  min de lectura

El desafío está en marcha. Carlos Sainz Jr. tuvo el primer contacto con una Ferrari en una pista y con esos movimientos la Scuderia ya puso a girar a sus dos pilotos en las sesiones privadas que se desarrollan, desde el lunes y hasta el viernes, en el circuito de Fiorano. Después de un 2020 de desaciertos, el madrileño y Charles Leclerc, que se entrenó ayer, intentarán devolverle el brillo a la fábrica de Maranello.

La primera cita del calendario de la Fórmula 1 será el 28 de marzo con el Gran Premio de Bahrein, que tomó el lugar del tradicional GP de Australia, que fue reprogramado para noviembre. Allí, Ferrari deberá enseñar capacidad técnica para ofrecerle un auto competitivo a la pareja más joven de pilotos que tiene, desde 1968, la escudería italiana.

Una jornada con sol para alumbrar a Sainz Jr., aunque la temperatura apenas marcó a 8 grados. Pero lo que marcó el termómetro poco importó, porque el piloto ni el equipo salieron a marcar tiempos. Después de días de en los que el trabajo consistía en tomar las medidas del cockpit, adaptarse a la pedalera y a los comandos del volante, de aprendizaje teórico, simuladores y análisis en computadoras, el español cumplimentó 356 kilómetros en el trazado de 3021 metros. La labor empezó a las 10 de la mañana y terminó a las 17.

El Ferrari SF71H, el modelo que la Scuderia alistó para las cinco jornadas de ensayos, la misma con la que Sebastian Vettel y Kimi Räikkönen terminaron segundo y tercero, respectivamente, en 2018, cuando Lewis Hamilton sellaba su quinto título del mundo e igualaba a Juan Manuel Fangio.

El lunes el inicio estuvo a cargo de Giuliano Alesi -hijo de Jean, piloto que corrió entre 1991 y 1995 con el Cavallino Rampante-, junto con el neozelandés Marcus Armstrong y Robert Schwartzman, integrantes de la Ferrari Driver Academy y que competirán en 2021 en la Fórmula 2; el martes, Leclerc cortó con los 44 días de descanso; la agenda continuará el jueves, con Sainz en la pista por la mañana, mientras que por la tarde será el turno de Mick Schumacher, campeón de la F.2 en 2020 y que este año debutará en la F.1 con el equipo Haas. El hijo de Michael repetirá el viernes por la mañana y el cierre le corresponderá a Callum Ilott, designado tester de Ferrari para el presente curso.

Si Alesi lució el N°28, en honor a su padre, y Leclerc giró con el N°16 -el mismo con el que corrió en 2020-, Sainz Jr. no se despega del N°55, con el que se identificó desde su ingreso a la F1. El SF71H no tiene la concepción aerodinámica ni la unidad de potencia del modelo de 2021, pero en la tarea de acondicionamiento que desanda el madridista se busca entendimientos con su nuevo ingeniero de carrera, Riccardo Adami, y los pitstop, que fueron una verdadera pesadilla para Sainz Jr. el año pasado en McLaren.

El primer paseo, el reconocimiento de la pista, fue en un Safety Car, junto con un ingeniero. Cuando llegó el momento de abandonar el box, alrededor de las 10 y hasta las 17, hizo 118 vueltas, entre simulaciones de tandas largas y cortas, prácticas de procedimientos de salidas y las detenciones en el pit. En las oficinas de Fiorano, su padre Carlos y John Elkann -CEO temporal de Ferrari- observaron la tarea del piloto de 26 años y que con 118 grandes premios de experiencia intentará firmar su primera victoria en la F1 y ondear en lo más alto la bandera de la Scuderia.

A partir del 27 de enero, Sainz Jr. se convirtió en el sexto piloto español en ser parte de Ferrari, detrás de Alfonso de Portago (1956-57), Fernando Alonso (2010-2014); los tester Marc Gené y Pedro De la Rosa y Dani Juncadella, que recibió una invitación para manejar el modelo F60, de 2009, después de haberse consagrado campeón de la Fórmula 3 de la FIA. Ninguno de ellos logró festejar un título con la Scuderia, es la meta que desea cumplir Sainz Jr.