El apocalipsis de 400.000 especies de insectos que amenaza la vida en el planeta

Los conservacionistas llevan mucho tiempo advirtiendo de las consecuencias y el tiempo empieza a acabarse. Los estudios recientes señalan que se está produciendo una gran extinción masiva en el planeta (la sexta en toda la historia) que se está cebando especialmente con los insectos.

Los datos son rotundos y no ofrecen lugar a las dudas. Desde 1970 hemos perdido aproximadamente un 50% de la población total de estos animales invertebrados. Una catástrofe ambiental porque realizan una labor imprescindible no solo para la supervivencia del entorno, sino también para la del propio ser humano. Son esenciales en todos los ecosistemas como polinizadores, alimento de otras criaturas y recicladores de nutrientes, tal y como cuenta The Guardian.

Los insectos han visto cómo mermaba su población en las últimas décadas (Getty).
Los insectos han visto cómo mermaba su población en las últimas décadas (Getty).

Un nuevo informe, que ha sido publicado en Reino Unido, señala las principales causas de esta situación. La principal es el uso intensivo de pesticidas, que pone en riesgo de extinción a 400.000 especies. Pero tampoco se puede olvidar la destrucción de los espacios naturales, que hace que los insectos no tengan hábitats para desarrollarse.

Este estudio ha puesto el foco en el país británico e intenta mostrar una fotografía bastante precisa del momento actual que se vive. Entre las principales consecuencias está la evidencia de que 23 especies de abejas y avispas se han extinguido en el siglo XX, a la par que la cantidad de pesticidas se ha duplicado en los últimos 25 años.

Otras especies como las mariposas o los papamoscas también han visto reducida su población de una manera dramática en las últimas décadas.

La pregunta que surge es si todavía hay solución. Los conservacionistas consideran que aún es posible, pero que es necesaria una acción inmediata que ataque a las dos principales causas de la extinción.

Agricultores alemanes protestan contra las restricciones al uso de los pesticidas. (Photo by Abdulhamid Hosbas/Anadolu Agency via Getty Images)
Agricultores alemanes protestan contra las restricciones al uso de los pesticidas. (Photo by Abdulhamid Hosbas/Anadolu Agency via Getty Images)

Qué hay que hacer

Respecto al uso de los pesticidas, es necesaria la colaboración de los agricultores. Investigaciones recientes apuntan a que podría reducirse la utilización de estos tratamientos químicos sin afectar las ganancias de tres cuartos de las granjas. También se pueden introducir impuestos a estos productos como los que ya están en países como Suecia o Dinamarca.

La restauración de sus hábitats también es una necesidad, aunque se encuentra con el problema de que la mayor parte de los campos son tierras de cultivo. La solución pasa porque parques y jardines urbanos sean cada vez más amigables para la vida silvestre.

Si se atiende a estas prioridades aún es posible recuperar estas poblaciones en declive. Pero el tiempo corre y los Gobiernos siguen prácticamente paralizados en la aplicación de medidas eficaces que ayuden a proteger la fauna y la flora del planeta.

Más historias que te pueden interesar:

Qué leer a continuación