Exsilbante mexicano, "responsable" del trabajo arbitral en Guatemala

·1  min de lectura

CIUDAD DE MÉXICO, abril 29 (EL UNIVERSAL).- La ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones de la Concacaf, entre Portland y América, encendió las alarmas sobre los polémicos arbitrajes que se han visto en la justa.

Este miércoles, el silbante guatemalteco, Mario Escobar, tuvo un trabajo que dejó mucho que desear, luego de no expulsar a jugadores del Timbers que ya tenían una tarjeta amarilla y por marcar un penalti inexistente al minuto 94', que a la postre significó el empate a un gol entre el conjunto de la MLS y las Águilas.

Pero, ¿cómo están las cosas en el arbitraje guatemalteco? Curiosamente después de la polémica de anoche en suelo estadounidense los reflectores voltearon a un mexicano: el exárbitro José Luis Camargo.

De peculiar estilo, el exabanderado en la Liga MX llegó a Guatemala en 2019 para encabezar el Departamento de Arbitraje, con el fin de "reestructurar y desarrollar programas que lleven al buen desempeño de los árbitros guatemaltecos".

Todo parece indicar que el mexicano tiene mucho que trabajar con sus agremiados.

Escobar, de 34 años, es árbitro FIFA desde el 2013 y una de las cartas fuertes de la Concacaf. Fue quien pitó la final de la pasada Liga de Campeones de la Concacaf entre Tigres y el LAFC.