Explosivos usados en ataque Dortmund podrían proceder del ejército alemán: diario

Policía dentro del estadio Signal Iduna Park, en Dortmund, Alemania, 12/4/17, antes del encuentro Borussia Dortmund - AS Mónaco. Los explosivos utilizados en el ataque al autobús del equipo de fútbol Borussia Dortmund pueden haber provenido de suministros pertenecientes a las fuerzas armadas alemanas, informó un diario que cita a una fuente involucrada en la investigación. Reuters / Kai Pfaffenbach Livepic

BERLÍN (Reuters) - Los explosivos utilizados en el ataque al autobús del equipo de fútbol Borussia Dortmund pueden haber provenido de suministros pertenecientes a las fuerzas armadas alemanas, informó un diario que cita a una fuente involucrada en la investigación.

Todavía no está claro quién llevó a cabo el ataque del martes. Los fiscales alemanes tienen dudas sobre la autenticidad de las cartas que apuntan a la responsabilidad de militantes islámicos y el periódico Bild citó a un investigador diciendo que probablemente los responsables eran extremistas de derechas.

"Los explosivos en las bombas de tubo, que estaban llenas de alfileres metálicos, podrían haber venido de las reservas de las fuerzas armadas alemanas, aunque es algo que todavía se está comprobando", dijo el periódico Welt am Sonntag citando a una fuente involucrada en la investigación.

La fuente también dijo que se necesitaba conocimiento especializado para utilizar los detonadores militares, que no son fáciles de conseguir.

Una portavoz de la fiscalía federal declinó hacer comentarios sobre el artículo en el diario.

El autobús de los jugadores se dirigía el martes a su estadio para un partido de la Liga de Campeones contra el AS Mónaco cuando se produjeron tres explosiones a su paso, lesionando al defensa Marc Bartra. El Dortmund dijo el sábado en Twitter que Bartra había recibido el alta del hospital.

Welt am Sonntag dijo que la policía pensaba que eran posibles nuevos ataques, citando un documento enviado a la sede de la policía regional que decía que los partidos de fútbol, ​​los conciertos de rock y los eventos culturales eran lugares especialmente en peligro.

(Información de Michelle Martin; traducido por Tomás Cobos)