La explanada del Azteca, desolada previo al "Clásico Joven"

El Universal

CIUDAD DE MÉXICO, marzo 15 (EL UNIVERSAL).- Las inmediaciones del estadio Azteca lucen un tanto desoladas. No hay colores que marquen territorio ni cánticos de la fanaticada que hagan eco. Aparentemente es un día sin futbol, pero no.

Dentro de la imponente estructura de concreto se espera que el América y el Cruz Azul se encuentren, para bajar el telón de la décima fecha del Clausura 2020... Y del resto de la competencia hasta nuevo aviso.

Desplázate para continuar viendo el contenido.
Anuncio

Es el Clásico Joven a puerta cerrada. Una edición atípica de esta rivalidad que junto al gremio futbolístico se acopla a las medidas de sanidad debido al brote del coronavirus a nivel mundial.

Alrededor del coloso de Santa Úrsula, sólo están el dispositivo de seguridad capitalina, algunos comerciantes que esperan rescatar el día con aquellos curiosos presentes en la zona. Ambiente inaudito para un "Clásico Joven" y más por el presente de ambas escuadras que invitaba a llenar las tribunas.

A esta cita, el Cruz Azul llega con dos victorias seguidas sobre las Águilas. Además, en sus manos está el quedarse con el liderato, al sumar 19 unidades.

Los cementeros de Robert Dante Siboldi, pese a la cancelación de su juego contra el LAFC, en la Liga de Campeones Concacaf, se plantarán en la que también es su casa tras imponerse la semana pasada a los Xolos de Tijuana, por 4-2. Además, tienen a Jonathan Rodríguez, el mejor goleador del torneo.

Por las Águilas, Miguel Herrera y sus pupilos llegan fortalecidos por su arrollador triunfo en la Concacaf, contra el Atlanta United y el empate de último momento en Liga MX, contra los Pumas (3-3).

Pero, el América aparentemente ya resolvió el tema de las ausencias, porque ya encontró a su once ideal, uno que tratará de borrar la penosa caída de su último encuentro: un 5-2 que propinó el Cruz Azul en el Apertura 2019.

Duelo de alto calibre que la afición tendrá que conformarse con ver por televisión y seguir en redes sociales, mientras una nube de lluvia invade el panorama del Azteca, para hacer más cruda la estampa de un juego sin gente en las tribunas, tal y como ya pasó en otras ligas del mundo.


Qué leer a continuación