Exfoliantes corporales: cómo aplicarlos y qué productos naturales puedes usar para obtener mejores resultados

Adriana Terán
·4  min de lectura

Con el auge del cuidado de la piel en busca de una apariencia mucho más saludable y de un mayor bienestar, los exfoliantes corporales se han sumado a la lista de imprescindibles del cuidado personal y la belleza.

El objetivo de la exfoliación corporal es el mismo que el de la facial: remover las células muertas e impurezas que están en las capas más superficiales de la piel y, en consecuencia, dejarla luminosa, suave y saludable.

Según un artículo publicado por la farmacéutica Galderma, especializada en tratamientos dermatológicos, la epidermis se renueva constantemente; siendo cada 28 días cuando se recambian todas las células. Las más superficiales se remplazan con células nuevas y esta renovación se hace más lenta en la medida que transcurren los años de edad.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

De esta manera, con la exfoliación favorecemos que este proceso natural ocurra eliminando todos los restos de células muertas que quedan adheridos a la piel, las impurezas y la suciedad acumulada. Así, al exfoliarnos, estimulamos la circulación y oxigenación celular, ayudamos a limpiar profundamente los poros y preparamos nuestra piel para recibir productos hidratantes y restauradores.

Así como en el rostro, la piel del cuerpo también requiere cuidados y atenciones, por lo cual es recomendable exfoliarla una o dos veces por semana, dependiendo de su grado de sensibilidad, pero más que el tipo de piel, la diferencia entre exfoliantes faciales y corporales está en el grosor del grano. Para la piel del rostro es necesario usar granos muy finos, mientras que para el cuerpo puede ser más grueso.

Estos productos suelen estar compuestos con partículas de semillas o cáscaras de frutas molidas, y muchas otras texturas que tienen el objetivo de generar una rozadura que permita despegar las células desechadas naturalmente en el proceso de renovación. Vale agregar que a la hora de elegir un exfoliante evitemos los productos con partículas plásticas, como el polietileno, pues aunque han sido muy utilizados, son parte de la inmensa cantidad de productos que generan contaminación por plásticos.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Exfoliantes naturales

La doctora Katiuska Rivera, especialista en estética médica y fotomedicina, explica que el uso de exfoliantes y otros tratamientos naturales puede ser beneficioso siempre y cuando tengamos la piel sana.

Pieles con condiciones específicas como acné o dermatitis, eccema, así como las pieles sensibles, entre otras, deben ser tratadas con productos específicos recomendados por especialistas, según los requerimientos de cada caso.

Como ingredientes básicos están el azúcar, la sal marina o la borra de café ofrecen buenos resultados en exfoliantes caseros para el cuerpo. Pero muchos otros ingredientes pueden resultar beneficiosos.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

La avena es muy suave y puede mezclarse con gotas de esencia de menta, vainilla o lavanda, así como jugos de frutas como naranja para aromas muy estimulantes. También es frecuente el uso de frutas trituradas, como la fresa, mezcladas con sal marina y miel. Mientras que el aceite de coco resulta un estupendo hidratante natural para acompañar los granos de los exfoliantes corporales naturales.

La mezcla de tres cucharadas de café molido, una de azúcar y tres de aceite de coco arroja un buen ejemplo de exfoliante corporales caseros para consentirnos en casa. Otro puede ser la mezcla de una cucharada de avena triturada, el jugo de media naranja y dos cucharadas de aceite corporal.

Debemos tener en cuenta que los resultados y eficiencia de la exfoliación depende no solamente del tipo de producto, o de sus ingredientes, sino de su adecuada aplicación.

Cómo aplicar correctamente los exfoliantes corporales

Es ideal aplicarlos durante un baño tibio, por los efectos que surte el vapor en la piel, pues se abren los poros y se facilita la limpieza a profundidad.

Al aplicar el scrubs o exfoliante podemos usar nuestras propias manos, o una manopla suave, o un cepillo y frotar en las zonas del vientre, la cadera, piernas, glúteos y brazos, especialmente en los codos y pies que suelen ser más ásperos. Es recomendable frotar en movimientos circulares y ascendentes.

(Getty Creative)
(Getty Creative)

Por otra parte, es conveniente evitar las zonas de piel mas delicada como los senos, el cuello y el escote. Posteriormente, es muy importante hidratar la piel con lociones y bálsamos reparadores una vez que terminemos el baño para favorecer la regeneración y brindar mayor suavidad.

Cabe destacar que muchos de estos productos ofrecen beneficios adicionales, como hidratar, limpiar y aportar suavidad extra. En el mercado abundan opciones con ingredientes como jazmín, algas marinas, té, minerales, semillas de frutas como durazno, fresas, naranja que, generalmente en crema o gel, aportan una sensación reconfortante en la piel con luminosos resultados.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Aceite de oliva para el rostro, ¿sí o no? Esta es la recomendación de los expertos

Lo que nunca debes hacer al desmaquillarte: errores típicos de una rutina imprescindible para tu piel

Colorful Eye Bag, el maquillaje que pone color a tus ojeras, arrasa en TikTok

EN VIDEO: Tres mascarillas para lucir una piel resplandeciente durante los meses más fríos

Yahoo se compromete a encontrar los mejores productos a los mejores precios. Podemos recibir una parte de las compras realizadas a través de los enlaces en esta página. Los precios y la disponibilidad están sujetos a cambios.