Exequiel Palacios: de la alegría del regreso a una dura eliminación de Bayer Leverkusen en Alemania

LA NACION
·2  min de lectura

Exequiel Palacios tiene 22 años y un futuro probablemente maravilloso en las grandes ligas. Figura habitual en el River de Marcelo Gallardo y pieza de recambio indispensable en el seleccionado de Lionel Scaloni, volvió a pisar un terreno de juego luego de 82 días de inactividad. Detrás del impacto de su vuelta, lógicamente estimulante, todo lo demás se centra del otro lado del mostrador.

Jugó apenas el primer tiempo, fue amonestado, estuvo fuera de ritmo y su equipo sufrió una dura eliminación. Cuando deje atrás ese mal trago, retomará la senda del optimismo, ya que regresar luego de una dura lesión siempre es un motivo de alivio, de alegría.

Volvió hoy a las canchas en la eliminación de Bayer Leverkusen ante Regionalliga West, de la segunda división, luego de perder por 2 a 1 por los octavos de final de la Copa de Alemania. Con pinceladas de su clase y su habitual despliegue, Palacios vio la tarjeta amarilla -cometió una violenta infracción- y fue reemplazado por Florian Wirtz, cuando el partido continuaba sin goles.

Pasó todo tipo de sufrimiento. El ex River jugó después de un "traumatismo directo en zona lumbar paravertebral izquierda y fractura de apófisis transversas de columna lumbar", según el comunicado de su club tras el encuentro entre la Argentina y Paraguay (1-1) que se jugó el 13 de noviembre pasado en Buenos Aires, por las eliminatorias sudamericanas para el Mundial de Qatar 2022. En esos días, el entrenador del equipo alemán fue muy crítico con Angel Romero, el responsable de la lesión. "Cuando va a golpear a Palacios todavía le quedaban dos metros para poner las rodillas en otra parte. Jugué al fútbol demasiado tiempo para saber si alguien quiere lastimar a otro, y se hace de esa manera", dijo el Peter Bosz, que además comentó cómo se enteró de la lesión.

"El médico del equipo, Karl-Heinrich Dittmar me llamó a las 7.30, pensé que teníamos nuestro primer caso de Covid-19, porque no llama temprano para preguntarme cómo estoy. Allí supe que había algo grave, pero no me lo esperaba". Durante su etapa como jugador, el entrenador del Bayer Leverkusen fue un hombre impuetuoso sobre el campo. "Para ser honesto, siempre jugué fuerte pero hay una gran diferencia entre ser duro y una falta de este tipo. Uno sabe que, si vas sobre alguien con las dos rodillas, va resultar gravemente herido", advirtió.

Palacios comenzó al mes, después de su operación, con la rehabilitación en el predio de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), y a fines del 2020 regresó a Leverkusen, donde comparte plantel con Lucas Alario, que jugó durante todo el partido. El fin de semana pasado, en la derrota por 1 a 0 ante Leipzig, estuvo en el banco de suplentes. Fue su primer encuentro en 2021 y en la temporada lleva apenas siete partidos. Cuando encontró su lugar y el entrenador le dio pista -una situación que se demoró largamente-, padeció la fractura.